Yihadistas en España

La invasión marroquí en España no solo aumentó la crisis migratoria que ya existe en la nación europea, sino que además causó un problema aún mayor: el arribo de integrantes del grupo yihadista Estado islámico (EI), que se colearon en medio de la multitud que llegó a Ceuta a través de la playa de El Tarajal.

Producto de la irresponsabilidad de las autoridades marroquíes y la relajación del control migratorio en Ceuta, España enfrenta un grave peligro por la presencia de estos terroristas que han causado muerte y destrucción en Siria y parte del Medio Oriente.

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) del gobierno de Pedro Sánchez ya se encuentra bajo presión, por lo que comenzó la búsqueda para dar con el paradero de los extremistas, quienes estaban “monitorizados” por los servicios antiterroristas marroquíes.

Según el medio local La Vanguardia, España y Marruecos trabajan en coordinación para localizar a los yihadistas, que fueron identificados entre las imágenes que se difundieron de las personas que llegaron a territorio español.

Además de la presencia de integrantes del EI, los servicios de inteligencia españoles señalaron que también se colaron miembros del ejército marroquí.

Otro problema de Sánchez

Sánchez ha expulsado a unos 7.000 de los más de 8.000 marroquíes que infringieron el paso fronterizo; sin embargo el presidente de gobierno tiene otro grave problema: La acogida de 1.500 menores.

Este lunes se conoció que otros 283 menores pudieron ducharse por primera vez en seis días en una infraestructura que funcionaba hace muchos años como un supermercado en Ceuta.

La prensa local corroboró que centenares de menores han estado en otros centros de acogida en la ciudad en condiciones poco favorables.

Las autoridades locales dijeron que además de los mil menores que tutelan totalidad, otros 500 deambulan por la ciudad y otro número se encuentran en casas de familias musulmanas.