Vinculan a médico en asesinato del presidente de Haití

Las autoridades de la isla presumen que el implicado entró al país por intereses políticos
El reconocido médico Christian Emmanuel Sanon, quien también es de nacionalidad haitiana

Uno de los presuntos autores intelectuales del asesinato del presidente haitiano, Jovenel Moïse, sería el reconocido médico Christian Emmanuel Sanon, quien también es de nacionalidad haitiana, pero reside actualmente en la ciudad estadounidense de Florida.

En una rueda de prensa, el director general de la Policía Nacional de Haití, Léon Charles, señaló que Sanon, de 63 años de edad, habría llegado en avión aproximadamente hace un mes y, además, se puso en contacto con una empresa de investigación, con el objetivo de reclutar a otros promotores del suceso.

Durante el allanamiento que se efectuó en la casa del Sanon, la policía encontró una gorra de la DEA; 6 pistolas y fundas; unas 20 cajas de cartuchos; cargadores de pistolas y 4 placas oficiales de República Dominicana.

Empresa vinculada al hecho

Charles explicó que los sospechosos capturados trabajaban en la empresa CTU Security, con sede en Doral, firma que constituyó el venezolano Antonio Itriago, según afirmó el director de la policía, quien a su vez relacionó la compañía con Colombia.

Por otro lado, mencionó la participación de Dimitri Hérard, jefe de seguridad del Palacio Nacional, quien estaría investigado por presunto tráfico de armas, escenario que motivó su citación ante las autoridades haitianas para declarar la próxima semana.

En su interrogatorio se pedirá que explique cómo permitieron que el presidente haitiano fuese vilmente torturado antes de su ejecución.

El pasado 7 de julio en horas de la madrugada se registró el asesinato de Moïse, quien fue presidente de Haití desde el año 2017.

Tras cinco días de investigaciones y captura de algunos presuntos implicados, la policía dio a conocer que los involucrados hasta ahora son 26 colombianos, quienes tendrían participación en el magnicidio, a quienes Charles calificó como “individuos peligrosos de un comando especializado”.