Venezolanos integran caravana de migrantes que partió desde México a EEUU

Cada vez son más los venezolanos que se aventuran en las caravanas migrantes que parten de Centroamérica

Por Flavia Garay
Venezolanos entre la caravana de migrantes que va desde México a EE. UU.

Un grupo de venezolanos se unió a la caravana de unos 700 migrantes que salió de la ciudad de Tapachula, en el suroriental estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala, en dirección a Estados Unidos, para tratar de ingresar de manera irregular en ese país.

El fin de semana salió un primer grupo de 300 extranjeros, que caminaron unos dos kilómetros antes de incorporarse a la vía.

Luego hicieron una parada y se reunieron con un grupo similar de haitianos que se sumaron a esta gran caravana de migrantes con destino a la frontera estadounidense.

Un migrante venezolano dijo a la prensa internacional que querían irse “sin hacerle daño a nadie para poder llegar a Tijuana, Hermosillo o Mazatlán”. Además pidió al Gobierno un corredor humanitario para llegar al norte.

Caravana disuelta por las autoridades mexicanas

Aunque ya caravana había caminado un buen trayecto del camino fue disuelta por completo por la Guardia Nacional mexicana, tras un fuerte enfrentamiento, que dejó varios heridos y afectados, etre ellos niños, según precisó la prensa local.

Además, unas 40 personas fueron detenidas y se generó la dispersión de los caminantes.

No obstante, varios kilómetros más adelante se reagruparon los migrantes para cumplir su objetivo.

La caravana está formada por migrantes proceden de varios países

La caravana está formada por migrantes proceden de varios países (Foto: Diario La Verdad)

En Tapachula se concentra hoy en día más de 25 mil migrantes, muchos de ellos duermen en las calles del pueblo mientras tratan de conseguir una oportunidad de alcanzar su sueño de llegar a Estados Unidos para trabajar y reunir dinero para enviar a sus familias o establecer en su país algún pequeño negocio.

De acuerdo con las leyes de México, los solicitantes de asilo deben permanecer donde realizaron la petición hasta que haya una resolución al requerimiento, pero los migrantes consideran que esto es una burla, porque los procesos pueden tardarse meses o años, tiempo durante el cual sus documentos son retenidos en dependencias oficiales, por lo que los migrantes quedan sin absolutamente nada para seguir.

Justamente esa acción de retener los documentos es la condición que mayor conflicto causa, pues los migrantes aseguran que la medida pareciera un secuestro. Los que deciden seguir, caminan completamente indocumentados, sin ninguna garantía ni protección.

Muchos de ellos deben no sólo enfrentar a las autoridades, sino también a los coyotes, que buscan presionar a esos grupo para que paguen por el servicio de pasarlos a través de la frontera entre México y EEUU. Los que rechazan la oferta de los coyotes, pueden conseguir obstáculos inesperados y mayores de los que generalmente tendrían en la zona.

 

Deja un Comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

TE PODRÍA INTERESAR