Colombia: Venezolanos se declaran culpables de asesorar la Operación Gedeón

La decisión sobre este caso será tomada el próximo 25 de marzo, según revelaron de manera exclusiva a The Latam Post y a Cima 360 fuentes vinculadas al caso
Dos militares y un civil se declaran culpables de haber "asesorado" la Operación Gedeón

Los militares venezolanos Juvenal y Juven Sequea Torres, y el civil Ryder Russo, alias “Pico”, admitieron ante un tribunal colombiano su responsabilidad en “asesorar” la Operación Gedeón, con lo que intentan que una eventual sentencia en su contra no supere los ocho años.

La decisión sobre este caso será tomada el próximo 25 de marzo, de acuerdo con fuentes cercanas al proceso que se desarrolla contra los cuatro venezolanos (la cuarta persona es Yacsy Álvarez) desde el pasado mes de septiembre de 2020, cuando fueron detenidos en Bogotá y Barranquilla.

Estos venezolanos fueron acusados por el gobierno de Iván Duque de haber estado en la organización de la Operación Gedeón, una acción armada planificada desde Colombia para derrocar al régimen de Nicolás Maduro, la cual terminó infiltrada por el chavismo y en una masacre en las costas del estado venezolano de Vargas el 3 de mayo de 2020.

Además, les señalaron de ser presuntas piezas del régimen de Maduro que estaban “tratando de realizar actividades de desestabilización a los diferentes organismos del Estado colombiano” y buscando “la manera de tener contacto con los hombres y mujeres de inteligencia” de Colombia.

El general Óscar Atehortúa, quien en septiembre pasado era el director de la policía de Colombia, precisó que los detenidos en la llamada Operación Santa Ana estaban involucrados en la “participación y conformación de grupos militares venezolanos en territorio colombiano con el fin de realizar entrenamiento para actividades ilícitas”.

El alto funcionario policial también dijo que habrían estado vinculados al tráfico, porte de armas y municiones restringidas de la fuerza pública colombiana.

“Cabe resaltar que estos eventos de la organización estaba nutriéndose y auspiciándose con recursos que provenían de actividades ilícitas desde el extranjero”, aseveró en el reporte oficial de la operación realizada tras cinco meses de investigaciones y un año de seguimiento.

 

Piden perdón a Colombia

El mayor Juvenal Sequea, uno de los tres hermanos militares involucrados en la Operación Gedeón (el tercero, Antonio, está detenido en Venezuela), al admitir su culpabilidad pidió perdón al gobierno colombiano.

Los hermanos Sequea y Russo habrían admitido la responsabilidad ante el Juzgado 8 Penal de Circuito de Conocimiento sólo en lo que respecta a la “asesoría” para el desarrollo de la actividad irregular, pero no en los otros hechos señalados por las autoridades colombianas, dentro de los que destaca el fungir como piezas del chavismo.

La admisión se encuentra motivada por un acuerdo con la justicia colombiana, y los hechos reconocidos están enmarcados en el artículo 340 del Código Penal colombiano, que establece penas inferiores a las que se consideraba en un principio podrían recaer sobre ellos, las cuales rondaban entre 20 y 30 años de prisión.

En ese eventual caso, los tres podrían pasar en la prisión unos dos años más y luego recibir una medida de casa por cárcel o salir a la calle con grillete electrónico y vigilancia, según señalaron a The Latam Post y Cima 360 fuentes vinculadas al proceso.

Sin embargo, la decisión final, prevista para el 25 de marzo, dependerá del titular del juzgado bogotano, y ésta podría ser apelada por los fiscales públicos.

¿Qué pasaría con la única mujer de Operación Gedeón?

De los cuatro detenidos en Colombia, Yacsy Álvarez, la enigmática mujer señalada como responsable de la logística, es la única que hasta el momento insiste en su inocencia, aunque en un video del 26 de junio de 2020 revela su participación en los hechos y acusa al gobierno colombiano de presuntamente conocer las acciones y ofrecer apoyo en la logística.

Álvarez es procesada por el delito de tráfico de armas, por supuestamente ayudar a proveer armas de contrabando para los exmilitares disidentes.

También se habría encargado de las labores administrativas, manejo de recursos, acompañamiento hasta Colombia de los estadounidenses involucrados en la operación y el envío de armas.

El exdirector Atehortúa señaló en esa oportunidad que Álvarez también fue “la encargada de generar contactos internacionales con el objetivo de comprar armamento” y la “líder” de los presuntos agentes chavistas.

De acuerdo con información publicada en Chicago Tribune en septiembre pasado, los cuatro estaban solicitados a nivel internacional por distintos hechos contra el régimen de Maduro.

Esta información fue redactada por las periodistas Carola Briceño y Beatriz Galindo en una alianza informativa entre The Latam Post y Cima 360