Venezolanos cometen solo 2% de los hurtos en Bogotá

Venezolanos cometen solo 2% de los hurtos en Bogotá

Luego del asesinato de un policía en Colombia en manos de un venezolano, las publicaciones xenófobas incrementaron un 576%
Luego del asesinato de un policía en Colombia en manos de un venezolano, las publicaciones xenófobas incrementaron un 576%

La Secretaría de Seguridad de Colombia precisó que apenas 2% de los hurtos a personas en Bogotá tienen involucrados a migrantes venezolanos.

Esto, en cifras de 2020, por ejemplo, indicaría que de los 82.169 hurtos a personas denunciados, 1.645 involucrarían a los extranjeros.

La fuente oficial agregó que en 2018 fueron capturados 2.457 venezolanos inmigrantes; en 2019, 4.830, y en 2020, 3.903.

Las últimas cifras de Migración Colombia indican que había hasta el cierre del año 2020 337.594 migrantes venezolanos en su territorio.

«Si se considera entonces el número de capturados en hechos delincuenciales del año pasado, se tiene que sólo 1% está involucrado en el crimen», sostiene la fuente oficial.

María Clara Robayo, del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, las cifras son la gran incógnita.

“Los datos deberían mostrar cuál es la gama y la diferenciación de delitos. Pero es una constante en la región ver cómo los gobiernos locales relacionan la criminalidad con migración sin tener las cifras oficiales”, dice Robayo.

A los 340.711 migrantes que hay hoy en Bogotá se suman, de una forma u otra, los 26.448 de Soacha o los 8.596 de Chía, y los otros miles de municipios de Sabana Centro y Sabana Occidente.

Xenofobia aumenta por asesinato de policía

El asesinato del patrullero Edwin Caro Gómez en Colombia por parte de un migrante venezolano desconcertó a la opinión pública de ese país.

Durante el homenaje al policía, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, expresó que el hecho ocurrido demuestra que «una minoría de venezolanos, profundamente violentos, que matan para robar o por una requisa, son un factor de inseguridad en nuestra ciudad”.

De acuerdo a fuentes oficiales y el testimonio del compañero del occiso, David Carvajalino, el ciudadano extranjero Wilkerson Hernández Sánchez fue quien disparó contra Caro Gómez.

A pesar de que la mandataria sostuvo en su intervención que los hechos ocurridos en el sector de El Nogal el pasado miércoles no eran para que se “genere ningún acto de xenofobia”, sus palabras generaron reacciones de todo tipo.

Especialmente al decir que «no es la primera vez, desafortunadamente, y lo hemos denunciado con el general Gómez en nuestros consejos de seguridad, que tenemos actos muy violentos de migrantes venezolanos. Este no es un tema de hurto, primero asesinan y luego roban. Necesitamos garantías para los colombianos”.

En ese sentido, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, dijo que “en lugar de culpar por xenofobia a los venezolanos debemos diseñar programas sociales de trabajo para incorporarlos laboralmente”.

También se pronunció el concejal Carlos Fernando Galán, quien publicó en Twitter que “no podemos permitir que continúe esa estrategia de la alcaldesa para evadir su responsabilidad en la política de seguridad, política que es un evidente fracaso”.

Cabe resaltar que el Barómetro de Xenofobia, una plataforma que sistematiza la información relacionada a la comunicación de la migración, detectó que “las publicaciones xenófobas incrementaron en un 576%” luego del asesinato del patrullero Caro y las declaraciones de la alcaldesa.

Mientras que las publicaciones relacionadas con la integración hacia la población migrante aumentaron en un 1.152 por ciento.

El éxodo masivo venezolano al país vecino se produce debido a la crisis aguda que atraviesa su nación desde que se instaló el socialismo, trayendo pobreza, inseguridad y destruyendo las oportunidades de tener un trabajo que cubra sus necesidades básicas.