Vándalos siembran terror en protestas en Colombia

Colombia atraviesa momentos de tensión producidos por grupos violentos e inescrupulosos que han aprovechado las jornadas de protestas ciudadanas para hacerse pasar por manifestantes y cometer actos criminales y generar zozobra y mayor conflicto social.

Los objetivos de los vándalos son evidentes: destruir, dañar y quemar todo lo que se atraviese en el momento de mayor violencia, no importa si es un bien público o privado, y la intensidad será mayor si se trata de los Comandos de Atención Inmediata (CAI) de la Policía.

Por ejemplo, el CAI del barrio Socorro, en Kennedy, Bogotá, pasó a la lista de construcciones destruidas por los encapuchados, quienes han visitado ya 25 centros en la ciudad, los cuales quedaron en ruinas.

De acuerdo con el medio local El Tiempo, la noche del martes 4 de mayo los vándalos lograron su cometido: Descargar todo su odio y frustración contra la Policía destruyendo y prendiendo fuego a las instalaciones del CAI en la localidad, además de rayar con pintura varias puertas y paredes de centros comerciales.

Este tipo de actos previamente han sido cometidos por los grupos guerrilleros, a quienes les interesa que cada día haya menos seguridad ciudadana para así ellos poder ejecutar con facilidad sus planes.

Delito premeditado

Según declaraciones de líderes de la comunidad, los encapuchados ya tenían todo calculado y habían estudiado con anterioridad su próximo objetivo para atacar.

Todo comenzó como a las 6 de la tarde. En la red social de Facebook apareció un mensaje invitando a quemar el CAI, relataron los ciudadanos.

Una hora después, a las 19H00 (hora local), un grupo de manifestantes se encontraba concentrado en la avenida Primero de Mayo con Villavicencio, donde aparecieron los sujetos desconocidos animando a los protestantes a dirigirse hasta el CAI del Socorro.

La amenaza en la red social alertó a líderes comunales, quienes advirtieron a los trabajadores de locales comerciales y a los uniformados que dejaran sus puestos porque se avecinaba un caos.

Era tanto el deseo de los vándalos de cometer sus actos criminales esa noche que amenazaron hasta con quemar las casas de líderes que se oponían a la destrucción de su comunidad.

Sin la advertencia de los líderes comunales, los policías hubiesen pasado a la lista de muertos o heridos, ya que la intención de los encapuchados era quemar la instalación con o sin los uniformados.

Cifras

Según cifras de la Defensoría del Pueblo, al menos 24 personas han muerto y más de 800 heridos en una semana de protestas.

Mientras que el Ministerio de Defensa indicó que seis días de protestas han dejado 540 policías heridos, 306 civiles lesionados y uno fallecido.

También reportó que se han vandalizado 94 bancos, 254 comercios, 14 peajes, 4 estatuas, 69 estaciones de transporte, 36 cajeros, dos gobernaciones, 43 CAI y 21 CAI más destruidos.