Así quedó Cali por el vandalismo desatado por la minga indígena

Hay suficientes videos que dejan al descubierto cómo la minga indígena causó daños, destrucción de propiedad privada y que atacó conjuntos residenciales
vandalismo de minga indígena en Cali

Colombia vive momentos de tensión por los constantes actos de violencia y vandalismo que se han suscitado producto de las protestas desde el pasado 28 de abril, y este domingo, la ciudad de Cali fue nuevamente el epicentro de graves disturbios. Esta vez, la denominada minga indígena causó vandalismo y caos en la zona.

Previamente se había divulgado en la prensa local que los residentes eran quienes estaban involucrados en actos criminales y de violencia contra el movimiento indígena.

Sin embargo, los videos difundidos en las redes sociales muestran cómo la minga es protagonista de actos de vandalismo.

Las denuncias de los residentes de Jamundí, en el sur de Cali, quedaron certificadas en materiales audiovisuales: Indígenas quemando camionetas, atacando vehículos y a lugareños.

También se observa a la minga portando palos, machetes y otros elementos. La información fue confirmada por las autoridades policiales.

Tras las denuncias de los ciudadanos en las redes sociales, el vocero del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) argumentó a la prensa local que “si nos atacan, nos defendemos”.

Por otra parte, en las redes sociales también se difundieron videos de hombres desconocidos disparando contra la minga, lo que dejó ocho indígenas heridos, de los cuales tres están graves, informaron fuentes oficiales.

 

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, rechazó los actos criminales que las comunidades indígenas han protagonizado en esa ciudad; además exigió respeto por las normas y las autoridades locales.

En Cali no deben mandar los que no forman parte de Cali. No debe haber pretextos para que personas ajenas a nuestra ciudad cumplan las funciones que se cumplen en nuestra ciudad, dijo el mandatario.

Cali ha sido el epicentro de las protestas que se han registrado desde el 28 de abril producto del descontento de la población colombiana por un proyecto tributario que ya fue retirado. Al principio los ciudadanos eran los protagonistas, pero de inmediato grupos violentos vinculados con la izquierda se fueron apoderando de las manifestaciones e imponiendo su agenda y exigencias que van más allá de los primeros motivos ciudadanos para las marchas.

De acuerdo a la prensa local, la organización aborigen respondió ayer con violencia, vandalismo y caos el impedimento del paso por la carretera en Jamundí por parte de los lugareños, quienes trataban de evitar los bloqueos que la minga ha realizado en los últimos días.