Ultraizquierda española arremete otra vez contra actos del partido VOX
La actitud desenfrenada por los radicales dejó 13 personas heridas y dos personas detenidas

La ultraizquierda española volvió a atacar con violencia los actos del partido VOX. Esta vez, la señalada guerrilla urbana arrojó piedras, adoquines, latas y botellas al partido de Santiago Abascal, quien junto a Rocío Monasterio iniciaban en Vallecas su campaña de cara a las elecciones del 4-M.

Medios locales reseñan que un fuerte dispositivo policial trató de evitar que los grupos radicales, que se habían congregado para forzar la suspensión del acto electoral, ocuparan la Plaza de la Constitución, donde se realizaba la actividad.

El líder de VOX exigió la renuncia del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Abascal responsabilizó al jefe de la cartera de Interior por la falta de seguridad en la plaza.

«Esto que está permitiendo Marlaska no pasa en ningún lugar de Europa. En un barrio donde el 12% de los vecinos nos han votado. Marlaska debe pagar por los delitos electorales que se están cometiendo aquí», denunció Abascal.

La actitud desenfrenada por los radicales dejó 13 personas heridas, entre ellas un policía con un hombro dislocado, y otras dos han sido detenidas, según reseñan medios locales.

Ángel López, diputado de Vox por Guadalajara, ingresó al Hospital de La Paz tras recibir una pedrada en el acto en Vallecas.

La violencia callejera fue rechazada por la candidata del PP y presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, quien calificó los ataques de las izquierdas radicales como una actitud intolerable.

VOX ha denunciado en varias oportunidades «el gravísimo ataque de los terroristas callejeros» de la izquierda radical. El anterior acto violento se registró el 6 de febrero contra el candidato del partido de Abascal a la Generalitat, Ignacio Garriga.

Los grupos violentos lanzaron en aquella oportunidad «huevos, piedras y petardos contra los militantes de Vox, así como sus dirigentes».