La Unión Europea mantiene sanciones a altos miembros de la dictadura venezolana

Los chavistas han sido sancionados por destruir la democracia y vulnerar los derechos constitucionales de los venezolanos
Tribunal de Justicia de la UE mantiene las sanciones a los altos mando de la dictadura venezolana

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea desestimó el recurso interpuesto por la segunda al mando en la dictadura venezolana, Delcy Rodríguez, quien fue sancionada en 2018 por destruir la democracia y vulnerar los derechos constitucionales de los venezolanos.

El Tribunal con sede en Luxemburgo también denegó los recursos impuestos por ocho personas allegadas al régimen dictatorial de Nicolás Maduro, incluido al del oficialista Diosdado Cabello, quien argumentó que el Consejo de la Unión Europea “violó” el principio de buena administración y “vulneró” sus derechos de defensa y de libertad de expresión.

Los argumentos de Cabello no concuerdan con sus actuaciones, ya que el régimen que representa ha sobrepasado los límites de violaciones de derechos humanos contra el pueblo venezolano.

La prohibición de entrar en territorio comunitario y la congelación de los bienes y activos que tengan en la UE son algunas de las sanciones aplicadas contra doce personas que estás relacionadas con la dictadura chavista.

Los sancionados

Para el Tribunal de Justicia de la Unión Europea también están sancionados otros personajes que conforman la cúpula chavista, quienes por más de 20 años han acabado con la democracia.

Entre la lista se encuentran Tibisay Lucena Ramírez, expresidenta del CNE; Antonio José Benavides Torres, jefe de Gobierno del Distrito Capital; Maikel José Moreno Pérez, presidente del Tribunal Supremo; y Tarek William Saab, Fiscal General.

También están en la lista Sandra Oblitas Ruzza, vicepresidente del CNE; Katherine Nayarith Harrington Padrón, vicefiscal general; y Socorro Elizabeth Hernández, miembro del CNE.

Por otra parte, los jueces sí aceptaron el recurso de Mikel Moreno, al considerar que “no han podido probar que fuera él quien aprobara las leyes del CNE de Venezuela”, en la que la Unión Europea precisó su contribución con la Asamblea Constituyente chavista de 2017, la cual fue considerada por los países europeos como ilegítima.