TS de Brasil desaprueba decretos de Bolsonaro sobre armas

La suspensión de los decretos del mandatario deberá ser analizada por el pleno del Tribunal Supremo en los próximos días
TS de Brasil desaprueba decretos de Bolsonaro

El Tribunal Supremo (TS) de Brasil abre una nueva batalla contra el presidente, Jair Bolsonaro, al suspenderle los decretos que flexibilizaban la compra de armas para defensa personal.

La jueza Rosa Weber suspendió específicamente cuatro decretos firmados por el mandatario en febrero pasado, los cuales estaban serían publicados esta semana.

Entre las secciones que suspendió Weber estaban el aumento de cuatro a seis el límite de armas que pueden ser adquiridas para defensa personal y con los requisitos establecidos en el Certificado de Registro de Armas de Fuego. Mientras que los policías y otros agentes podría adquirir hasta ocho armas.

Además, suprimió los fragmentos que autorizaban a las personas ampliar la adquisición de armas con sus reglamentos legales, así como la amplificación del límite de municiones a ser adquirida por cazadores y tiradores deportivos.

La decisión de la magistrada deberá ser ahora analizada por el pleno del Tribunal Supremo.

Bolsonaro prometió a los brasileños en su campaña la flexibilización del porte de armas de fuego para defensa personal.

Desde que el mandatario fue elegido como presidente en enero de 2019 ha suscrito más de 30 decretos y leyes para promover la defensa personal; sin embargo, sus iniciativas son anuladas por los Poderes Legislativo y Judicial.

Bolsonaro, de formación militar, argumenta que un “pueblo armado” puede impedir que “el gobernante de turno quiera ser un dictador”.

“Las armas son un derecho de ustedes. Las armas impiden que el gobernante de turno quiera ser un dictador. No le tengo miedo al pueblo armado, al contrario, me siento muy bien de estar al lado del pueblo de bien armado por nuestro Brasil”, apuntó el mandatario.

En Brasil hay 1,2 millones de armas en poder de los ciudadanos, un 65% más que a finales de 2018, según del Instituto Igarapé.

El presidente brasileño resaltó que solo en 2020 las ventas crecieron un 90%.