Trump tendrá su propia red social para enfrentar censura de las Big Tech

Pero el magnate empresario no se conformará con tener una red social y competir con las plataformas que al final de su período presidencial le censuraron; también estudia tener una cadena de televisión
Trump tendrá su red social

El expresidente estadounidense Donald Trump tendrá su propia red social para mediados de este año, admitieron sus asesores.

Con la nueva plataforma busca ofrecer espacios que las grandes Big Tech les han bloqueado o censurado a ciudadanos de todo el mundo que tienen opiniones críticas o controversiales sobre temas en los que se ha impuesto una sola visión.

“Volverá a redes sociales en dos o tres meses con su propia plataforma”, dijo a una televisora estadounidense Jason Miller, uno de los asesores de Trump.

Pero el magnate empresario no se conformará con tener una red social y competir con las plataformas que al final de su período presidencial le censuraron y vetaron; también estudia tener una cadena de televisión.

El sector de los medios de comunicación no es desconocido para Trump, quien ya en el pasado ha estado involucrado y cercano a empresas de esta área.

Luego de que algunos medios de siu país le atacaran y de que publicaran información falsa sobre él, sus declaraciones y gestión, el empresario tomó la decisión de establecer los espacio para que la información crítica circule libremente y puedan ser los espacios para que peda conocerse su propuesta en caso de que concrete lanzar su candidatura en 2024.

Un presidente silenciado por las Big Tech

Durante su gobierno, fue muy tensa su relación con la prensa y las plataformas de redes sociales. Hubo momentos en los que los enfrentamientos entre el exmandatario y la prensa eran muy marcados, tanto que fue señalado de tener características de los tiranos latinoamericanos.

Trump, por su parte, acusaba a los medios de manipular y tergiversar, así como de estar respondido a los intereses de la izquierda mundial.

Con las grandes empresas de redes sociales también mantuvo una relación muy compleja que terminó en un abierto enfrentamiento y en que estas aprovecharan la tensión política por las elecciones para silenciarlo y sacarlo del juego, a pesar de tener una de las cuentas más grandes del mundo en redes sociales y de que ese era un espacio en el que un funcionario, el de máxima jerarquía de EEUU, transmitía información de interés público.

La tensión se fue acumulando hasta que en medio de las denuncias de fraude electoral sostenidas por el exmandatario, tanto los medios como las redes sociales aprovecharon para acallar su voz. La excusa usada fue que incitaba a la violencia con su discurso político, medidas tomadas sin que hubiese una decisión previa de un tribunal para dejar constancia de que realmente fuese así.

La censura causó alarma y mostró una nueva realidad con las redes sociales para las que no existe aún un marco normativo que evite que estas se excedan y caigan en censura previa, afectando la libertad de expresión y la democracia.

Aunque Trump enfrentó un juicio político del que salió bien librado y en el que se echaron al piso todas las acusaciones que apuntaban a que con su discurso supuestamente promovió el odio y la violencia, las redes sociales decidieron mantener silenciado al exmandatario y mantener sus cuentas cerradas.