Trump criticó política “débil” de Joe Biden con las dictaduras de Nicaragua, Cuba y Venezuela

El exmandatario de EEUU, Donald Trump, aseguró que no tiene dudas de que el origen del COVID-19 salió de un laboratorio, luego de tener conocimiento del informe del departamento de inteligencia de la nación estadounidense que revela datos que comprometen a los comunistas con respecto al virus.

Todo el mundo está de acuerdo (ahora) en que tenía razón cuando llamé a Wuhan desde el principio como la fuente de COVID-19, a veces conocido como el virus de China”, expresó.

De acuerdo con la prensa local, el secretario de Salud estadounidense, Xavier Becerra, pidió durante su intervención en la asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) investigaciones “independientes y transparentes” del origen del COVID-19.

Pero, inesperadamente, la administración de Joe Biden decidió dejar atrás los esfuerzos propuestos por Trump y omitir las peticiones de las autoridades sanitarias de su país para investigar los orígenes del virus que ha acabado con la vida de más de tres millones de personas en el mundo.

Anteriormente, Biden había prometido que insistiría a China para que dejara ingresar a EEUU a la nación asiática a fin de investigar el coronavirus, incluso, señalaba falsamente a Trump de darle la espalda al problema.

Sin embargo, Trump demostró sus intenciones de esclarecer la causa del virus en China, donde está seguro que fue producido en experimentos realizados en el laboratorio de Wuhan, afirmaciones que fueron corroboradas en el informe de inteligencia estadounidense.

El informe revela que científicos del Instituto de Virología de Wuhan tuvieron síntomas similares a los del coronavirus en noviembre en 2019, antes de que se conociera oficialmente el primer caso.

Es obvio para las personas inteligentes que el coronavirus surgió de un laboratorio en Wuhan”, resaltó Trump.

Cambio de postura de Biden

De manera sorprendente ahora Biden echa atrás su postura y ordenó a los funcionarios de inteligencia que redoblen sus esfuerzos para investigar los orígenes de la pandemia de COVID-19 y sí pudo haber salido de un laboratorio.

Aunque se desconoce cuál elemento ha llevado al presidente estadounidense a reconsiderar su posición sobre el tema, lo cierto es que debe ser un indicio de mucho peso para que se vea obligado a prácticamente dar la razón a Trump, a quien tanto atacaron por señalar que podía haber salido de un laboratorio y que China debía responsabilizarse por el hecho.

Biden pidió a los laboratorios nacionales que ayuden con la investigación y exigió a China que coopere con las pesquisas internacionales que se realizan para precisar el origen de la pandemia.

El mandatario estadounidense ha dado 90 días para que sea presentado el informe de los servicios de inteligencia,