dos cubanos muertos tras naufragio cerca de los Cayos de Florida

La tragedia que viven los cubanos que escapan de la dictadura comunista de su país es una pesadilla que parece no tener fin. El nuevo suceso lamentable ocurrió cerca de los Cayos de Florida, donde se encontraron dos personas muertas tras un naufragio de embarcación con migrantes indocumentados.

Las autoridades estadounidenses reportaron también 10 personas desaparecidas y ocho rescatadas.

El hecho devastador, que corrobora el desespero de los cubanos por salir del régimen en la isla caribeña, se produjo a unas 16 millas de Key West.

La embarcación que no ha sido hallada hasta los momentos, salió del Puerto de Mariel, en Cuba, el pasado domingo 23 y se hundió tres días después, según confirmaron las personas rescatadas a las autoridades.

Se conoció que los equipos de búsqueda siguen trabajando en la zona para localizar al resto de pasajeros desaparecidos.

De acuerdo a un comunicado de la Guardia Costera de Estados Unidos, fue la tripulación del patrullero “Resolute” que halló a las personas en el agua durante un patrullaje rutinario. A los minutos del avistamiento, llegaron a la zona del rescate activos aéreos y marítimos.

Una realidad aterradora

La Guardia Costera estadounidense reportó hasta febrero de este año más de 100 migrantes cubanos interceptados en el mar desde octubre de 2020 en su intento por cruzar el estrecho de Florida para llegar a EEUU.

Los cubanos están tan expuestos a la muerte en el mar, pero para ellos no significa nada ante la más atroz situación de violación de derechos humanos en todos sus niveles, asesinatos, persecuciones, secuestros, represión y detenciones ilegales si sacas a la luz los crímenes impunes que se cometen en la isla comunista, según han confirmado organizaciones no gubernamentales y la comunidad internacional.

Además, desde que se instaló la dictadura de los Castro en la isla en 1959, los cubanos son obligados a estar incomunicados del resto del mundo con bloqueos al Internet y a redes sociales. Solo ven y escuchan lo que los tiranos decidan.

Una realidad inhumana que ha hecho que unos 700.000 cubanos residan en Miami y más de dos millones y medio estén regados por el mundo.