Tensión en la frontera: Siguen llegando más desplazados venezolanos a Colombia | THE LATAM POST

Tensión en la frontera: Siguen llegando más desplazados venezolanos a Colombia

En las últimas horas se reporta la llegada de 300 personas al municipio de Saravena, departamento de Arauca

La tensión continúa en la zona fronteriza del estado Apure. Después de 10 días que iniciaron los combates entre las fuerzas del régimen y una facción de la guerrilla de las FARC, continúan llegando desplazados venezolanos a territorio colombiano.

Los enfrentamientos han generado caos en la población que se ve en la obligación de huir al vecino país. En las últimas horas han llegado 300 personas al municipio de Saravena, departamento de Arauca.

Los datos fueron aportados por Migración Colombia que aclaró a medios locales que los venezolanos no tienen vocación de permanencia.

El ente migratorio dijo que llegada de venezolanos obedece al desplazamiento forzoso producto de la violencia que se ha generado en el estado Apure.

Lea también: Colombia: preocupación por miles de desplazados venezolanos que huyen de enfrentamientos armados

El último informe de Migración Colombia señala que en el municipio Arauquita existen 4.741 venezolanos desplazados.

El texto detalla además que 1.700 son menores de edad, mientras que más 200 son adultos mayores. Están distribuidos en 19 albergues.

Caos, terror y huída

Familias han dejado sus vidas en zonas fronterizas del estado Apure. El caos, terror y huída comenzó el pasado 21 de marzo, cuando militares chavistas y una facción de la guerrilla de las FARC iniciaron fuertes enfrenamientos sin preocuparse de las consecuencias que conllevaría la violencia desatada en aquella noche.

Estos hechos han dejado la muerte de cinco personas, el desplazamiento de familias completas, daños materiales y la presencia permanente de las fuerzas policiales del régimen en las zonas rurales de Apure, lo que ha generado incertidumbre a quienes aún se niegan a abandonar sus hogares.

Fundación de Derechos Humanos de los Llanos (Fundehullan), junto a otras 24 organizaciones no gubernamentales de la región condenaron los hechos, por lo que exigieron a las autoridades y a la comunidad internacional tomar medidas para restituir los derechos civiles vulnerados.