Grupos de izquierda saquearon y generaron disturbios en Barcelona

Grupos de izquierda saquearon y generaron disturbios en Barcelona

Tiendas como Mango, Kenzo, Nike, Diesel y de joyas fueron saqueadas y destrozadas por decenas de encapuchados que defienden al rapero Pablo Hasél
Saqueos y caos en Barcelona

Grupos de izquierda pro separatistas saquearon tiendas y generaron caos la noche de este sábado, en la más violenta jornada que se ha vivido en Barcelona desde que se iniciaron las protestas contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél, condenado a nueve meses de prisión por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y las instituciones del Estado español.

Los destrozos, enfrentamientos y daños causados por los radicales han sido los peores de los últimos cinco días, durante los que la zozobra ha invadido a la sociedad catalana, especialmente a los comerciantes que temen que sus negocios sean los próximos en ser atacados.

El paseo de Gracia vivió la peor parte del vandalismo que también afectó al palacio de la Música Catalana, que fue apedreado.

Tiendas como Mango, Kenzo, Nike, Diesel y de joyas fueron saqueadas y destrozadas por decenas de encapuchados, que también quemaron cajeros automáticos, contenedores y motocicletas.

Los violentos defensores del rapero Pablo Hasél, además, intentaron entrar en la Bolsa de Barcelona, y atacaban a los equipos de prensa para que no grabaran ni pudieran dejar evidencia de los hechos. Clic para tuitear

El caos no solo se focalizó en el centro de Barcelona, sino que se extendió a Tarragona y Lérida.

La violenta jornada dejó 34 personas detenidas, entre ellas tres menores de edad.


Empresarios piden parar acciones de los vándalos

Los empresarios catalanes se encuentran atemorizados ante esta ola de violencia que podría llevar a la ruina a muchos de los comerciantes, que ya están severamente afectados por la pandemia de coronavirus, si se siguen produciendo los saqueos.

Las asociaciones empresariales de Cataluña han pedido al gobierno autonómico detener  los enfrentamientos, condenar la violencia de los grupos y expresar un claro respaldo a los cuerpos de seguridad.

Los más afectados han sido los comercios y establecimientos del centro de la ciudad, así como los hoteles y los restaurantes.