El Reino Unido se blinda para evitar nuevos contagios de COVID-19

Detener los contagios del COVID-19 en el Reino Unido es la prioridad y por ello se han establecido una serie de controles fronterizos, entre los que se encuentra la prohibición de salida del país durante la época vacacional y multas de unos 6.900 dólares a quienes infrinjan la nueva legislación creada especialmente con este cometido.

La nueva legislación, que será votada este jueves y entraría en vigor desde el lunes, establece que nadie puede “salir de Inglaterra para viajar a un destino fuera del Reino Unido, o viajar a un punto de embarque o estar presente en él con el fin de viajar desde allí a un destino fuera del Reino Unido” sin una excusa razonable.

Las autoridades explicaron que la medida se decidió por el aumento de casos en Europa y las nuevas variantes más contagiosas.

El ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, dijo que la medida se toma por la tercera ola en aumento en algunas partes de Europa y las nuevas variantes.

“Es muy importante que protejamos los progresos que hemos podido hacer aquí en el Reino Unido”, argumentó en declaraciones a Sky News.

“No me disculpo por la fuerza de estas medidas”, afirmó Hancock, cuyo gobierno ha sido muy criticado por su lentitud y falta de firmeza ante una pandemia que ha dejado unos 126.000 muertos en el país más castigado de Europa.

El país con más muertes en Europa: 126.000

Viajar al extranjero por vacaciones ya estaba prohibido, pero no había una multa por los incumplimientos. Sí hay una sanción de 200 libras a quienes no completen el formulario de declaración de viaje, que incluye los datos personales y el motivo del viaje.

Las excepciones permitidas para los viajes al extranjero son traslados de trabajo, estudios, obligaciones legales, electorales, mudanza, operaciones inmobiliarias, cuidado de niños o visitar a un ser querido en agonía, entre otras.

Tras conocerse la noticia, las acciones de valores vinculados a los viajes como las de easyJet, IAG, Jet2 y TUI cayeron entre un 3% y un 4% en las primeras operaciones del martes.

Hancock explicó que el gobierno continúa con el plan de revisar los viajes internacionales en abril y posiblemente permitirlos a partir del 17 de mayo, pero que las multas se incluyeron en la legislación en caso de que eso no sea posible.
De no haber cambios, la prohibición se mantendría hasta fines de junio.
Según agregó, es “demasiado pronto para decir” lo que el grupo de trabajo decidirá en sobre las vacaciones en el extranjero, debido al reciente aumento de las infecciones por COVID en toda Europa.

Tras el descubrimiento de las nuevas cepas brasileña y sudafricana, el Reino Unido prohibió las llegadas desde 33 países de una “lista roja” que incluye toda Sudamérica, Panamá y Portugal.

Pero no puede impedir regresar a británicos y residentes extranjeros, así que desde este lunes todo el que llega es trasladado directamente del aeropuerto a un hotel donde debe permanecer 10 días, pagando unas 1.750 libras (2.400 dólares, 2.000 euros).

Reciben las comidas en la habitación y deben someterse a dos pruebas de COVID-19, en el segundo y octavo día. Todo resultado positivo prolonga la cuarentena 10 días más.

Aniversario del confinamiento: Día Nacional de Reflexión

Gran Bretaña conmemora este martes el aniversario del primer confinamiento con un “Día Nacional de Reflexión”, en el que el Parlamento guarda un minuto de silencio en honor a los 126.000 muertos.
Hace un año, el líder conservador Boris Johnson había ordenado un confinamiento inicial de tres semanas -que finalmente fueron tres meses-, durante el cual se cerraban las escuelas y todos los comercios “no esenciales” y se prohibían las reuniones de más de dos personas.

Johnson prometió que el primer confinamiento daría un vuelco a la situación, pero el país tuvo que reconfinarse otra vez durante cuatro semanas en noviembre -aunque las escuelas permanecieron abiertas- y de nuevo después de Navidad, en un tercer cierre total que empezó a levantarse muy ligeramente el 8 de marzo.

El Ejecutivo apuesta ahora porque su masiva campaña de vacunación, que ya llegó a 28 millones de personas, permita levantar todas las restricciones progresivamente hasta el 21 de junio.