Régimen de Maduro no tendrá escapatoria de decisión de la CPI

La Corte Penal Internacional (CPI) dará a conocer su decisión en los próximos días con respecto a los señalamientos que pesan sobre la dictadura de Nicolás Maduro por crímenes de lesa humanidad, por lo que el régimen no tendría escapatoria si se inicia una investigación.

La fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, será la encargada de dar el tan esperado anuncio por las víctimas del tirano, quienes esperan que se haga justicia por los delitos cometidos por las fuerzas de seguridad controladas por la dictadura durante el estallido social en 2014 contra Maduro.

En ese sentido, la fiscal dijo que confía anunciar la decisión antes de que finalice su mandato, es decir, antes del 15 de junio.

En retrospectiva

En la CPI fue abierto un examen preliminar en febrero de 2018 luego de que la Organización de Estados Americanos (OEA) comenzara a investigar acerca de las denuncias por represiones y detenciones arbitrarias por parte del dictador durante las protestas contra el régimen en febrero de 2014.

El informe de la OEA describe “un patrón de ataques sistemáticos y generalizados contra la población civil”.

El organismo detalló en aquella oportunidad denuncias de detenciones masivas, desapariciones forzosas, asesinatos, torturas, violaciones y otros actos de violencia sexual, y señala a 11 individuos, entre ellos, Maduro y altos cargos como responsables.

Además de ello, seis gobiernos integrantes del Estatuto de Roma, Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Canadá, solicitan en septiembre de 2018 a la CPI que investigue a Maduro por crímenes de lesa humanidad.

Al concluir el examen preliminar se pueden dar dos escenarios: o se cierra el expediente o se abre una investigación formal contra los responsables de los crímenes.

La fiscal adelantó en noviembre de 2020 que existen “fundamentos razonables para creer” que se han cometido crímenes de lesa humanidad en Venezuela, por lo que se espera que se dé luz verde para una investigación que implicaría a Maduro y a sus seguidores rendir cuentas en persona ante la máxima corte penal de justicia.