Régimen cubano multa a anciano por gritar en vía pública “tengo hambre”

En la isla caribeña reina el miedo entre los residentes, quienes no pueden expresar lo que piensan porque son castigados por la dictadura
Un anciano multado por tener hambre

Hay hambre en Cuba, mucha hambre, además de desesperación, escasez de alimentos, pobreza, inseguridad y opresión. Esa es una realidad imposible de ocultar, pero que puede traerle graves consecuencias a quienes se atrevan a decirlo abiertamente.

Si alguien, por valentía o desesperación, expone lo que es evidente, el régimen cubano enfila contra esa persona todas sus baterías de odio para que jamás vuelva a quejarse de la innegable crisis.

Esta vez, la dictadura castrista fue contra una persona de la tercera edad por gritartengo hambre” en la vía pública.

Las fuerzas policiales del régimen le impusieron una multa a Ángel Granado Santiesteban por 2.000 pesos ($83.34), una cantidad prácticamente impagable para el cubano cortador de césped y de bajos recursos.

La denuncia fue publicada en la red social Facebook por el cubano Kelvis Labañino, quien relató que un seguidor de la dictadura escuchó al anciano decir “tengo hambre” y llamó a la policía política.

Tener hambre no es un delito, es un Crimen de Estado, comenta el usuario de Facebook.

De acuerdo con las denuncias reseñadas en la web, este hecho se suma a la larga lista de violaciones de derechos humanos que suceden en Cuba desde que se instaló la dictadura castrista, pero que los medios oficiales ocultan.

Uno de tantos casos que te dejan sin palabras, es el de dos ancianos que denunciaron la desgarradora situación en la que se encuentran; ellos corroboran que hay hambre en Cuba.

Según el medio Cibercuba, los adultos mayores expresaron a mediados de marzo que viven solos, enfermos y sin recibir ninguna prestación económica por parte de la dictadura. El hambre en Cuba los ha llevado a pensar hasta en el suicidio.

“Parece mentira que en 62 años que tiene esta Revolución, nosotros no tenemos chequera para vivir. No nos hemos quitado la vida pues recibimos la palabra del Evangelio vivo”, afirmó Luis Gané Cruz, de 82 años.

Libertad de expresión coaccionada y economía devastada

Cuba, Venezuela y Nicaragua, han experimentado un descenso notable en la libertad de expresión en los últimos diez años, de acuerdo con datos oficiales.

La caída de los ingresos del turismo a causa de la pandemia, empeoró la crisis que ya existía por la mala gestión de los recursos que manejan las filas socialistas.

Fuentes oficiales señalan que el Producto Interno Bruto (PIB) de la isla se contrajo en 2020 un 11% por la crisis sanitaria.

Por ello, más que nunca los cubanos deben convivir con la escasez de productos básicos y las largas colas para abastecerse.