Putin desata ola de persecución contra familiares y colaboradores de Navalny

Putin desata ola de persecución contra familiares y colaboradores de Navalny

Un tribunal de Moscú emitió la orden para el arresto domiciliario para Oleg Navalny, a quien acusan de haber violado normas de bioseguridad al participar en las manifestaciones por la liberación de su hermano
Protestas en Rusia

El régimen de Vladimir Putin detuvo este jueves al hermano del líder opositor Alexéi Navalny por haber participado en las protestas del pasado mes de enero, luego de que el reconocido dirigente fuese encarcelado y sometido a un juicio exprés justo regresar de Alemania donde se recuperaba de un atentado por evenenamiento.

Un tribunal de Moscú emitió la orden para el arresto domiciliario para Oleg Navalny, así como para una de las fundadoras del grupo punk Pussy Riot, María Aliójina,

A ambos les señalan de haber violado las normas de bioseguridad por la pandemia del COVI-19 al participar en las multitudinarias protestas ciudadanas. Deberán permanecer detenidos en su casa hasta el mes de marzo.

 

 

Al principio se había informado que la detención sería solo por 48 horas y que habían sido arrestadas otras personas cercanas al equipo del líder opositor, entre ellas la médico Anastasía Vasílieva; su número dos, Liubov Sóbol; su portavoz, Kira Yarmysh, y empleados de su fondo de lucha contra la corrupción.

“Oleg Navalny ha sido detenido por 48 horas en base a la absurda causa de ‘violación de las normas epidémicas’. Como si Oleg Navalny hubiese contagiado a toda Moscú de coronavirus”, se afirma en el mensaje difundido en Telegram por el equipo de Navalny.

 

Hasta ahora se desconocen las medidas que pesarán contra los demás miembros del equipo del activista anticorrupción.

Navalny, quien acusa a Putin de ser el responsable del atentado con veneno que casi le cuesta la vida el año pasado, se encuentra detenido desde enero pagando una condena de 2.5 años y en espera de otra sentencia de un segundo juicio que se sigue en su contra.

 

 

Aunque la comunidad internacional ha pedido a Rusia que libere de inmediato al líder opositor y que se le respeten sus derechos humanos, el régimen de Putin ha continuado con su escalada contra los aliados y familiares de Navalny.