Protestas en Países Bajos contra confinamiento por coronavirus | THE LATAM POST

Protestas en Países Bajos contra confinamiento por coronavirus

    En varias ciudades de los Países Bajos no cesan los fuertes choques entre...
Desde la II Guerrra Mundial no se presenciaban disturbios tan violentos en Paises Bajos

 

 

En varias ciudades de los Países Bajos no cesan los fuertes choques entre agentes policiales y grupos de jóvenes que se oponen a nuevos confinamientos por el coronavirus.

El jefe de la Policía, Willem Woelers, informó que ya han sido detenidos más de 150 manifestantes, pero esperan que el número aumente debido a que los enfrentamientos se han prolongado hasta la madrugada en Bolduque (Den Bosch) y Róterdam, donde los manifestantes han actuado con mayor intensidad.

En Bolduque, los manifestantes usaron fuegos artificiales para repeler a los agentes, arremetieron contra establecimientos comerciales, saquearon un supermercado y una tienda de electrónica, volcaron varios vehículos en la vía y destruyeron mobiliario público.

El primer ministro, Mark Rutte, condenó los sucesos calificándolos como «violencia criminal», mientras que el ministro de Salud, Hugo de Jonge, se refirió a los sucesos como «algo que sobrepasa todos los límites».

Para los residentes de los Países Bajos es la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial que una medida tan coercitiva entra en vigor, lo que sumado a la tardía acción de del gobierno por tomar cartas contra el virus, explica la virulencia de la reacción de los manifestantes, explica Anna Holligan, corresponsal de la BBC en La Haya

El gobierno holandés, colocando como premisa la supuesta sensatez y racionalidad de sus gobernados, desechó adoptar medidas desde un principio, como el uso de mascarillas y el toque de queda.

Hasta el pasado lunes, de acuerdo con datos de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, en los Países Bajos se han documentado al menos 13.600 muertes y alrededor de 966.000 casos confirmados de covid-19. 

Hasta esa misma fecha, solo unas 135.000 personas habían recibido su primera dosis de la vacuna contra la COVID-19.