Alberto Fernández
El presidente de Argentina, Alberto Fernández, le dio un espaldarazo a la dictadura cubana en medio de la crisis que enfrenta el gobierno comunista con la ola de protestas que se registran en esa nación desde el pasado domingo.
“No es Argentina ni ningún país del mundo el que deba decir qué es lo que tienen que hacer los cubanos”, expresó el mandatario.
En declaraciones a la prensa local, Fernández optó por no emitir ningún mensaje de solidaridad con los cubanos que luchan por librarse del sufrimiento que por más de 60 años les ha sido impuesto por la dictadura comunista.

Es por los “bloqueos”

El mandatario argentino dijo no tener conocimiento de la problemática por la que pasa la isla, aunque desde hace años la situación de violación de derechos humanos en Cuba ha sido denunciada ante múltiples instancias internacionales, y pese a que él mismo, como líder político, ha conocido de primera mano la dramática situación de los cubanos que prefieren lanzarse a un mar infectado de tiburones y arriesgarse a la muerte antes que seguir viviendo en comunismo.
“No conozco exactamente la dimensión del problema en Cuba”, señaló. También atribuyó la crisis de país a los bloqueos impuestos, usándolos como excusa a la realidad en la que han estado sumergidos los cubanos durante más de medio siglo.
En sus declaraciones tildó que las restricciones son “lo menos humanitario que existe” en medio de la pandemia por
COVID-19, sin considerar que por años los habitantes han sufrido desplazamientos forzados buscado salvarse del hambre y la muerte causada por el régimen cubano.
Del mismo modo, el cuarto al mando de los ideales kirchneristas evitó mantener una postura de rechazo hacia las manifestaciones que se generan en el país .

Protestas en medio de la pandemia

Miles de cubanos salieron el fin de semana a las calles para exigir su libertad y el cese de la dictadura, pese a los altos índices de casos por coronavirus que superan los 1.579.

Según datos extraoficiales de la sociedad civil cubana, se registraron decenas de desaparecidos, estos hechos ocurrieron cuando el dictador Miguel Díaz Canel pidió a sus simpatizantes salir en defensa del régimen a atacar a los ciudadanos que protestaban.

Esta manifestación es la más fuerte que se ha registrado en el país luego del “Maleconazo” de 1994, cuando los cubanos también se manifestaron en contra del gobierno.