Política chavista de expropiaciones llega a España

Política chavista de expropiaciones llega a España

Miedo e incertidumbre han generado las expropiaciones de 56 viviendas, ordenadas por el gobierno socialista de Francina Armengol, en las Islas Baleares
Las expropiaciones ponen en peligro a España
Miedo e incertidumbre han generado las expropiaciones de 56 viviendas en las Islas Baleares, medida ordenada por el gobierno socialista de Francina Armengol.

La decisión  hace recordar la tristemente célebre frase ¡Exprópiese! con la que el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, comenzó a apropiarse de viviendas, haciendas, comercios, fábricas y sueños de miles de ciudadanos, con la supuesta idea de hacer «justicia social» al entregarlas «al pueblo» lo que por años, según su criterio, le habían negado.

Las expropiaciones chavistas rápidamente ahuyentaron las inversiones e hicieron que la economía se viese seriamente afectada en poco tiempo. Solo causaron desempleo, mayor pobreza e inseguridad, quiebras escasez, hambre y una parte de la población malacostumbrada a que hoy lo quiere todo gratis. La fórmula perfecta arra arruinar un país y hundir a toda su población en la miseria.

Un mayúsculo error político-económico que el régimen de Maduro intenta ahora resarcir devolviendo esas propiedades de nuevo a sus dueños originales y a la empresa privada para tratar de ponerlas de nuevo a producir en una Venezuela diezmada por una crisis económica de proporciones monumentales.

Una política absolutamente chavista

Con base a esta historia, el Partido Popular ha lanzado una advertencia relacionada con la expropiación de estas 56 viviendas de grandes tenedores que ha llevado a cabo el Gobierno socialista de Baleares. Esta es la «política chavista que va a hacer Pedro Sánchez en toda España».

La encargada de transmitir el alerta ha sido la vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán, que ha tachado de «gravísimo» el paso que ha dado la socialista Francina Armengol en Baleares y ha añadido que Sánchez «pretende cambiar el modelo de país y ha entregado España a radicales, independientes y batasunos».

Es más, ha dicho que estas expropiaciones son «el comienzo de lo que va a hacer Pedro Sánchez en España» y ha subrayado que expropiar es «una política absolutamente chavista».

«No vamos a consentir que se ataque a la propiedad privada y lo más sagrado que tienen las personas, esa casa que a muchos tanto les ha costado conseguir a lo largo de su vida», destacó.

Luis Martín, presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Baleares, relató que la medida «ya ha generado miedo» y que han recibido llamadas de inversores nacionales y extranjeros asustados porque no saben si se les puede expropiar.

«Y lamentablemente les tenemos que decir que ahora existe esa posibilidad», admitió.

El gobierno pagó a  los propietarios 40% menos de su valor real, con lo que les despojaron a los propietarios de sus recursos obtenidos con esfuerzo.

BBVA,Bankia, Sabadell, Blackstone entre los afectados

Según lo reseñado por OK Diario, los bancos Sabadell y Bankia; el fondo de inversión Divarian -participado por BBVA y Cerberus; Aliseda, el ‘servicer’ inmobiliario de Quasar -sociedad de Santander y Blackstone-; y la Sareb son algunos de los propietarios de las viviendas expropiadas por el Armengol.
Son exactamente  56 expropiaciones de casas a bancos, fondos y promotoras inmobiliarias para destinarlas al alquiler social. La medida, que ha despertado grandes críticas en el sector inmobiliario, es la que pretende imponer Pablo Iglesias en la futura Ley de Vivienda.

Ataque a la Propiedad Privada

En la lista de propietarios expropiados también figuran las promotoras Coliseum Residential y Coliseum Real Estate, la inmobiliaria Coral Home, el fondo Global Pantelaria, Global Licata, Unión de Crédito Inmobiliario, Buildingcenter, Inversiones Inmobiliarias Limara y Gasolina y Gasoils Low Cost Barcelona.

Por municipios, las 27 viviendas de Mallorca están situadas en Palma (11), Inca (11), Llucmajor (2), Manacor (2) y Calvià (1); las 23 de Menorca se encuentran en Ciutadella (17) y Mahón (6); y las seis de Ibiza son en Ibiza (1), Santa Eulària des Riu (2) y Sant Antoni (3).

Para la Asociación de Propietarios de Viviendas en Alquiler (Asval) la medida es un ataque a la propiedad privada y contraria a la seguridad jurídica que se necesita para desarrollar un mercado de alquiler profesional en España. Según Asval, este tipo de medidas «generan mucho ruido pero no son efectivas y provocan siempre una reducción de la oferta de vivienda disponible». «A largo plazo perjudica al acceso a un hogar a las familias vulnerables, el colectivo que en teoría se quiere proteger».