Caso Plus Ultra puede ser la punta del iceberg de una gran corrupción
Plus Ultra cada vez da más visos de complicarse

Plus Ultra, pese a tener un solo avión, no ha dejado de elevarse en denuncias en España. Ahora el Colectivo de Funcionarios Públicos Manos Limpias ha solicitado la intervención del Tribunal de Cuentas para que realice una investigación detallada que culmine en un Informe Fiscalizador de lo ocurrido con la cuestionada ayuda de 53 millones de euros, otorgada por el gobietno de Pedro Sánchez a esta aerolínea señalada de estar vinculada con el chavismo.

Es que Manos Limpias tiene claro que las inexplicables razones para el otorgamiento de esta ayuda financiera pudieran ser solo «la punta del icebarg» de un dispendioso manejo de los recursos

Una empresas nada estratégica

Manos Limpias no se explica cómo puede considerarse a esta línea aérea como estratégica, cuando:
  1. Operaba con el 0,03% de los vuelos en España
  2. Transporta el 0,08% de los pasajeros internacionales
  3. Aporta menos del 1% de las conexiones aéreas
  4. Dispone de un «único avión» que solo habría hecho un vuelo a Venezuela

Sobre estas bases el Colectivo Manos Limpias sustenta su solicitud al Tribunal de Cuentas, al que pide, además, una investigación ampliada a todas las ayudas otorgadas hasta ahora por la SEPI con los 10.000 millones de euros del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, recursos que adicionalmente también deben ser canalizados a compañías afectadas por la pandemia del COVID-19.

Existe una presunción más que razonable de que ese fondo ha sido utilizado fraudulentamente, siendo el primer caso detectado la concesión de 53 millones de euros a la Aeronáutica Plus Ultra, que está siendo objeto de unas diligencias previas por parte del Juzgado de Instrucción Número 15 de Madrid», señalan en el escrito remitido al tribunal.

La organización precisa también ante la instancia judicial que la ayuda con fondos públicos «puede ser la punta del iceberg del resto de ayudas públicas concedidas presuntamente con fraude».

Pablo Casado advierte al Consejo de Ministros

La denuncia de Manos Limpias ya está siendo estudiada por la jueza Esperanza Collazos, titular del Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid.

Ante la avalancha de denuncias, investigaciones y causas abiertas en tribunales, además de la intervención de Manos Limpias y el alcance solicitado de las investigaciones, piezas del gobierno intentan controlar un escándalo que ya involucra al expresidente de la SEPI y a su actual vicepresidente, Bartolomé Lora, por presuntos delitos de malversación de caudales públicos y tráfico de influencias, así como a otros funcionarios del Consejo de Administración.

Adicionalmente, el PP solicitó personarse en el procedimiento ejerciendo la acusación popular y acotó que este caso podría llegar a altos personeros del gobierno, ya que estas ayudas se conceden «por acuerdo del Consejo de Ministros que otorga su preceptiva aprobación».

Vox también alza la voz

Igualmente existe una querella introducida por Vox en el Tribunal Supremo por delitos de prevaricación, malversación de fondos públicos, fraude fiscal y entramado societario fraudulento contra el Consejo de Ministros y el Consejo Gestor del Fondo de la SEPI.

Vox solicitó diligencias previas que incluirían, entre otras acciones, el interrogatorio a todos los ministros relacionados, entre los que destacan particularmente dos: la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos.

Ábalos también se vio involucrado anteriormente en un caso nada claro, el denominado Delcygate, ocurrido en el aeropuerto Madrid-Barajas, que involucra a Delcy Rodríguez, vicepresidente de Venezuela y mano derecha del dictador Nicolás Maduro.

Sin duda, el caso Plus Ultra escala a un fraude de grandes dimensiones en el que posiblemente caerán figuras públicas de gran importancia ¿hasta dónde llegarán las investigaciones y quiénes caerán producto de este entramado de corrupción destapado en Plus Ultra? al parecer será el Tribunal Supremo quien tenga la última palabra y golpee reiteradamente con fuerza el martillo de la justicia.