Pasaportes contarán con 48 páginas

Mientras que la hiperinflación hace polvo a la moneda venezolana y estrangula la estabilidad de las familias, el régimen de Nicolás Maduro busca estrategias para tener ingresos en divisas con el lucrativo negocio de los pasaportes en el país suramericano.

El director del chavista Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), Gustavo Vizcaino, alardeó acerca del anuncio y dijo que esta extensión a 48 páginas la podrán solicitar los viajeros frecuentes.

Anteriormente, el documento legal contaba con 32 páginas. El nuevo negocio del régimen se encuentra en marcha a través de la articulación del Banco Central de Venezuela y la Casa de la Moneda, organismos controlados por el dictador y que se encargan de diseñar las libretas de los pasaportes.

Además, los pasaportes emitidos desde el año 2012 hasta 2015 no serán prorrogables, por lo que los venezolanos deberán solicitar un nuevo pasaporte.

Precios alucinantes

El Saime del régimen señaló que los pasaportes con una validez de tres años, designados a niños menores de 3 años de edad, costarán 241.845.683 bolívares, unos 102 dólares.

El documento legal con validez de cinco años tendrá un valor de 362.768.524 bolívares, lo que es equivalente a 153 dólares. Estos pasaportes son asignados a menores de 18 años.

Y los pasaportes con vigencia de 10 años costarían 483.691.366 bolívares, 204 dólares. Estos tendrán que ser solicitados por venezolanos mayores de 18 años.

Por su parte, las prórrogas tendrán un costo de Bs 241.845.683, que serían 102 dólares.

Un venezolano que requiera sacar un pasaporte nuevo necesita 268 salarios mínimos. Una persona que gane Bs. 1.800.000 al mes, necesitaría reunir 22 años para tramitar este documento.

Un negocio redondo

De Venezuela ha huido más de 5 millones de ciudadanos, quienes necesitan el pasaporte para poder tramitar sus estatus migratorios y tener legalidad en los países donde se han refugiado.

Eso significa que si se estima que en un lapso de un quinquenio el 50% de esa población necesita pedir un nuevo pasaporte y el precio por el documento fuese un promedio de 120 dólares, el régimen chavista obtendría alrededor de 300 millones de dólares.

En el eventual caso de que la mitad de esos 2.5 millones de documentos sean enviados a domicilio, servicio que tiene un costo de 80 dólares, al chavismo le entrarían otros 96 millones de dólares en el período de cinco años. Entre los dos conceptos, el régimen contaría con unos 400 millones de dólares.

Todos estos cálculos son solo una referencia para ilustrar la magnitud del negocio que representa para el chavismo la emisión de los documentos a una población que se ve en la necesidad de tramitar el documento porque debieron salir del país justamente casi expulsados por el régimen.

Si esa población no se hubiese visto obligada a huir de Venezuela para sobrevivir, la demanda del documento no tendría ese nivel.

El pasaporte venezolano es el segundo más caro de América y el quinto más costoso de todo el mundo.

El precio del documento de viaje en la región es superado solo por Cuba, país donde increíblemente cuesta 900 dólares y que con Venezuela no solo comparte el tener un costo altísimo para el documento, sino también un sistema político comunista, donde reina la opresión y en los que la mayoría de sus habitantes, si pudiese, huiría del país.

DL/CBP