Parlamento boliviano ahora decidirá si Jeanine Áñez enfrentará juicio político

Gobierno socialista se empeña en mantener presa a la líder opositora

Por Dayana López
Marcha a favor de Jeanine Áñez termina en fuertes enfrentamientos

La expresidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, ahora podría enfrentar un juicio político por supuestos cargos de genocidio que el gobierno socialista de Luis Arce se empeña en endilgarle y con lo que podrían terminar de desterrar de la vida política a la líder opositora.

La autorización del proceso en su contra quedará en manos de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), por lo que Áñez se enfrentará a un parlamento controlado por sus máximos acusadores, como Arce y Evo Morales.

La decisión de enviar esta demanda al parlamento fue tomada este jueves en una sesión extraordinaria del pleno del Tribunal Supremo de Justicia socialista.

Arce ha tratado de mantener a Áñez detrás de las rejas con una lista de demandas en su contra que van desde supuestos delitos económicos y administrativos, así como sedición, terrorismo y conspiración, hasta genocidio.

Socialistas atacan a marcha opositora

Bolivia vive un clima de tensión luego de que fue atacada por los socialistas la marcha de los activistas de derechos humanos que piden la libertad de Áñez.

Todo inició cuando la multitud a favor de Áñez llegó hasta las afueras de la cárcel donde está recluida arbitrariamente la exmandataria; allí fueron recibidos por un grupo de violentos seguidores del gobierno socialista de Luis Arce, quienes no dudaron en usar la fuerza y en generar el caos.

Una vez que se encontraron ambas partes frente a la cárcel de Miraflores, los socialistas comenzaron a insultar a los manifestantes que apoyaban a Áñez, pero eso no les bastó, inmediatamente recurrieron a las piedras y a los palos para desatar un caos durante varios minutos que dejó a varias personas heridas de pedradas en la cabeza.

Los reportes locales indicaron que entre ambos bandos se produjeron gritos, se lanzaron bebidas, huevos, entre otros elementos.

Producto de la violencia, resultó herido Guillermo Paz, quien es activista por el 21F y acompañaba la marcha a favor de Áñez.

Bolivia: Marcha a favor de Jeanine Áñez termina en fuertes enfrentamientos con los socialistas

El activista por 21F que apoyaba la marcha a favor de Áñez resultó herido. / Foto: @ikavaldez

 

La Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb) convocó la marcha a favor de la expresidenta la semana pasada, cuando se supo la devastadora noticia que la líder opositora intentó suicidarse.

En contexto

Áñez batalla un proceso judicial en su contra luego de que el gobierno socialista la acusara de un supuesto «golpe de Estado» en las elecciones presidenciales del pasado 2019, cuando tuvo que asumir el cargo como presidenta interina tras la renuncia de Evo Morales.

Como se recordará, en las presidenciales de ese año, Morales pretendía gobernar por cuarta vez consecutivo en medio de las denuncias de fraude electoral y de un estallido social que se generó luego de conocerse su reelección en el irregular proceso.

Ante los reclamos de ciudadanos y la tensión, Morales y su Vicepresidente renunciaron y huyeron del país. El exmandatario dejó un vacío de poder, que lo debía suplir una representante de su partido que no apareció en medio de la tensión, dejando el país a la deriva y en medio de una gran incertidumbre e inestabilidad. En ese escenario es que a Áñez le correspondió asumir, por mandato Constitucional, el cargo como presidenta interina.

Su gobierno fue interino y cumplió cabalmente con convocar a elecciones y con trabajar en pacificar y reconciliar al país. Incluso, en el proceso comicial participó el partido de Morales y logró retornar al poder con Luis Arce, pero estos regresaron con sed de revancha.

Ahora, Áñez padece la venganza del líder cocalero y sus aliados.Bolivia: Marcha a favor de Jeanine Áñez termina en fuertes enfrentamientos con los socialistas

El estar encarcelada sin pruebas en su contra, las múltiples amenazas contra su familia (a la que también pretenden apresar), el deterioro de su salud por una enfermedad renal que padece y la falta de garantías para tratamientos médicos de calidad, ha llevado a la expresidenta a sufrir una severa depresión que le hizo tratar de quitarse la vida el pasado fin de semana, y ante esta acción, los socialistas prácticamente se han burlado, señalando que lo hizo para llamar la atención y que sólo fueron unos rasguños.

TE PODRÍA INTERESAR