Daniel Ortega arrecia persecución contra opositores

El régimen de Daniel Ortega ya inició con su estrategia para difamar a su mayor competencia de cara a las elecciones el próximo noviembre de 2022, Cristiana Chamorro, por lo que arrecia su persecución y trata de llevar a las voces disidentes a la cárcel, tal y como ya lo hizo con dos extrabajadores de una fundación de la candidata presidencial.

La eterna vicepresidenta de la dictadura, Rosario Murillo, acusa sin pruebas a los opositores, incluyendo a la candidata presidencial y a su fundación ya extinta “Violeta Barrios de Chamorro“, por supuesto crimen organizado y lavado de dinero.

La dictadura alega que las aprehensiones arbitrarias se debieron realizar para evitar una supuesta fuga por parte de las víctimas de Ortega.

Sin embargo, la oposición advierte que se trata es de una persecución política sin precedentes que se agudiza por las próximas elecciones presidenciales. Además, el tirano estrenó una ley que obliga a Marcos Fletes y Walter Gómez, los dos extrabajadores de la Fundación “Violeta Barrios de Chamorro”, a estar detenidos por 90 días.

La prensa local recuerda que la ley se había aprobado el pasado 2 de febrero para ampliar de 48 horas y hasta 90 días el plazo por el que una persona puede estar detenida para realizar investigaciones. El tirano usó los tres meses exactos contra quienes adversan sus políticas populistas y fracasadas.

Detenciones ilegales

Sectores de la oposición denunciaron que las detenciones para investigar son una grave violación de las garantías del debido proceso reconocidas en la Constitución.

En ese sentido, la aspirante presidencial Cristiana Chamorro, favorita en las elecciones para derrotar en unidad al dictador, aseguró que el tirano está aterrorizado, ya que comenzó a recurrir a mecanismos típicos de una dictadura: Perseguir a su mayor amenaza.

Ortega le tiene terror a esta mujer que ha dicho sí a Nicaragua, sí estoy lista a servir a los nicaragüenses y han visto que a través de esta mujer podemos derrotarlo en las urnas el próximo 7 de noviembre”, expresó.

La hija de la expresidente Violeta Barrios de Chamorro sostiene que la arremetida contra la fundación es un ataque al legado de su madre y padre, ya que el tirano no tolera que en 1990 perdiera unas elecciones contra la exmandataria.

Además, la Fiscalía controlada por el régimen llamó a declarar por el caso de la fundación a unos 20 periodistas, por lo que la candidata presidencial denunció que es un invento que está detrás un juicio político.