OEA refuta mentiras del socialismo en Bolivia para encarcelar a Jeanine Áñez

OEA denuncia una vez más irregularidades en el conteo de votos en las elecciones presidenciales de octubre de 2019

Por Dayana López
OEA ratifica mentiras del socialismo en Bolivia

La Organización de los Estados Americanos (OEA) derriba en un nuevo informe acerca de las elecciones de 2019, las mentiras que el socialismo en Bolivia usa para mantener tras las rejas a la expresidenta interina de ese país Jeanine Áñez y a todo aquel que se atreva a evitar que el país retome el camino de Venezuela.

El informe del organismo internacional denunció una vez más irregularidades en el conteo de votos en las  presidenciales que benefició al entonces presidente Evo Morales, quien buscaba una reelección.

Entre los hallazgos, la OEA descubrió dos servidores que no habían sido incluidos en la documentación sobre el esquema informático entregado por las autoridades electorales.

La incorporación de estos servidores constituye una manipulación en la infraestructura tecnológica y es parte de la red de mentiras con la que se buscó engañar al equipo de la OEA y a toda la población boliviana, detalla el informe.

La “manipulación dolosa de datos”, tal y como se describe en el informe, hizo que el líder cocalero asumiera la presidencia por cuarto mandato consecutivo; sin embargo, luego de generarse un estallido social de bolivianos que exigía transparencia en el conteo de votos y la denuncia por parte de la OEA de ciertas irregularidades en las actas de votación, Morales abandonó el cargo y se exilió en México.

A pesar de que el informe de la OEA respaldó por segunda vez las denuncias de fraude de la oposición y de miles de bolivianos, el gobierno de Luis Arce continúa desmintiendo las investigaciones del organismo y mantiene que lo que se produjo fue un “golpe de Estado orquestado” para separar a Morales del poder.

Por ello, la izquierda desenfrenada y con ansias de venganza comenzó la persecución contra quienes habrían denunciado «fraude electoral» en las elecciones de 2019. 

La Fiscalía boliviana cerrará la investigación y buscará de exonerar a quienes, según la OEA, cometieron los graves delitos en materia informática en las elecciones.

No obstante, se encargará de encarcelar a los adversarios de Arce y obligará a comparecer a quienes intentaron restablecer la democracia y defender los votos acusándolos de cometer un supuesto golpe de Estado.

Una de las víctimas del socialismo es Áñez, quien asumió el cargo como presidenta interina por mandato constitucional mientras que se convocaban a elecciones.  Una vez que el socialismo volvió a girar el país a la izquierda en 2020, fue encarcelada sin pruebas bajo cargos de «sedición, terrorismo y conspiración». 

TE PODRÍA INTERESAR