OEA enviará a la CPI información sobre presuntos crímenes de lesa humanidad en Bolivia

Por Arquímedes Solís
En la OEA trabajarán para documentar en la CPI los antecedentes de crímenes de lesa humanidad cometidos en Bolivia

La Organización de Estados Americanos (OEA) anunció que enviará a la Corte Penal Internacional (CPI) información sobre presuntos crímenes de lesa humanidad en Bolivia  durante el último mandato del expresidente boliviano, Evo Morales.

En un comunicado, la OEA destacó el rol cumplido por la Misión de Observación Electoral (MOE) como invitada por Morales en 2019 y rechazó las amenazas del gobierno de Luis Arce.

La Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) desmintió los contenidos y repudió el tono represivo y amenazante del comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores boliviano emitido el día de ayer, así como el afán de personalizar en Luis Almagro decisiones y posiciones institucionales de la Secretaría General.

Los aspectos más resaltantes del comunicado de la OEA a Bolivia:

  • Reafirma necesidad de dar justicia y debida reparación a las víctimas y a los familiares de las víctimas de todos los actos de violencia, violaciones de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad ocurridos en Bolivia desde octubre de 2019 en adelante.
  • Juicios justos, creíbles e imparciales teniendo en cuenta informes del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas que señalaban durante el gobierno de Evo Morales que “El Comité reitera sus anteriores observaciones finales (CCPR/C/79/Add.74, párr. 19) y observa con preocupación que persisten los informes según los cuales las injerencias políticas y la corrupción en el sistema judicial son generalizadas.”
  • Persistencia de acciones de cooptación de la justicia boliviana ya señaladas públicamente cuando la OEA observó las elecciones del Poder Judicial en el país, que parecen en la actualidad consecuentes con la cancelación o sobreseimiento de diferentes juicios contra partidarios del MAS, así como amenazas de persecución judicial y hostigamiento judicial efectivo a políticos opositores al Gobierno.
  • Por otra parte, un poder judicial independiente que asegure los derechos a la justicia, a un proceso regular, a la presunción de inocencia, a las debidas garantías judiciales consagradas, entre otros, en los artículos XVIII y XXI de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y el artículo 8 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, son también parte de los elementos de la democracia que compete a la Secretaría General promover y consolidar, como a todos los órganos y miembros de la OEA.
  • La Secretaría General de la OEA considera que no son admisibles los juicios emitidos respecto a autoridad moral y ética por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores.
  • La Secretaría General desea dejar claro que la participación de la Misión de Observación Electoral y de la Misión de Auditoría se realizaron por invitación del Estado Plurinacional de Bolivia, con acuerdos firmados entre la Secretaría General y el país, y no por ninguna “injerencia colonialista”, concepto completamente absurdo en este caso.
  • Los cursos de acción señalados en el comunicado de la Secretaría General tienen que ver con garantizar la independencia de la Justicia y las garantías del debido proceso, con el fin de evitar una lógica discriminatoria por la cual se lincha a unos y se absuelve a otros de una forma políticamente selectiva.
  • Las Comisiones internacionales de lucha contra la corrupción han sido y son un importante instrumento de lucha contra la corrupción a nivel regional, garantizando ecuanimidad y equilibrio más allá de las condiciones generadas por el ejercicio del poder.
  • La Corte Penal Internacional (CPI) constituye un instrumento de justicia absolutamente necesario aún para la comunidad internacional. La Secretaría General considera que la CPI tiene un papel fundamental para juzgar violaciones sistemáticas de derechos humanos que se hayan producido en Bolivia, incluyendo las masacres de Sacaba y Senkata.
  • La impunidad nunca es una opción para un pueblo.
  • Ambos institutos constituyen un camino de paz y no de violencia, un camino de justicia y no de impunidad. Son instrumentos de soberanía porque aseguran al Pueblo, el único soberano, justicia y no sumisión a los arbitrios del poder.
  • La Secretaría General reitera su apoyo a las Misiones de Observación Electoral, y especialmente reitera su reconocimiento al trabajo de la MOE que observó las elecciones en Bolivia en octubre de 2019, así como a la Misión que realizó la auditoría integral de dicho proceso electoral. Las observaciones realizadas fueron debidamente documentadas y probadas en las dos ocasiones, siendo absolutamente falso que no cumplió con los estándares exigidos y que emitió un informe sin pruebas y manipulado. Por el contrario, las evidencias son contundentes y en ese sentido invitamos al Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia a reunirse con el Departamento para la Cooperación y Observación Electoral (DECO), para mejor informarse de las pruebas recabadas y de los contenidos de la observación.

Informes de OEA no generaron violencia y convulsión social

Es verdaderamente inaceptable y repudiable pretender que esos informes hayan generado violencia y convulsión social. La violencia y convulsión social ya estaba instalada en el país en forma inmediata al acto eleccionario del 19 de octubre de 2019.

La MOE en ese sentido señaló que “Los observadores de la OEA constataron que la violencia obligó a interrumpir el proceso de cómputo en seis departamentos: La Paz, Cochabamba, Chuquisaca, Potosí, Oruro y Beni. En Potosí, Pando y Tarija, la infraestructura del Tribunal Electoral Departamental (TED) fue incendiada completamente, al igual que las instalaciones del Servicio del Registro Cívico en Potosí y Chuquisaca.”

El 6 de noviembre de 2019, la Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Bolivia condenó rotundamente “los actos de violencia que se han registrado en varios puntos del país durante los últimos días y hace un llamado urgente a la calma. La violencia no tiene lugar en democracia, por eso la Misión exhorta a todos los actores políticos y sociales, así como a la ciudadanía en general, a esperar con serenidad y en un ambiente pacífico los resultados de la auditoría que lleva a cabo un equipo técnico de la Secretaría General de la OEA.”

El 10 de noviembre de 2019 la Secretaría General de la OEA indicaba que “lo más valioso a tener presente en estas horas es el derecho a la vida de los bolivianos y evitar cualquier enfrentamiento violento entre compatriotas.”

Condenablemente, este proceso no estuvo exento de violencia, de la peor, de un lado y del otro, violencia absolutamente condenable. El odio y los discursos de odio deben ser erradicados, el odio y la violencia entre los bolivianos deben ser erradicados. No puede haber un proceso que le cueste al pueblo de Bolivia muertos y heridos y sufrimientos.», afirmó el 12 de noviembre ante el Consejo Permanente de la Organización.

OEA rechazó tono amenazante de Comunicado emitido por Bolivia en donde se menciona a Almagro (Foto: El País)

 

TE PODRÍA INTERESAR