Niños quedan atrapados en ráfaga de disparos de las FARC

Por Dayana López
Los criminales guerrilleros siguen sembrando terror en las zonas más vulnerables de Colombia

Una madre nunca pensaría que su hijo quedaría atrapado en una ráfaga de disparos con armamentos de guerra. En Colombia, este panorama es frecuente. Las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC) siguen atacando y aterrorizando a los colombianos, en especial a los residentes en zonas rurales.

Este jueves un grupo de niños tuvo que dejar de hacer sus tareas escolares porque quedaron en medio de una lluvia de disparos.

De acuerdo a los medios locales, el hecho ocurrió en el municipio de Toribío, nororiente del Cauca, donde, al parecer, los criminales militares dispararon ráfagas de fusil desde una montaña contra la estación de Policía.

Afortunadamente los niños resultaron ilesos, y solo se reportó un civil herido.

El coronel Rósemberg Novoa, comandante de la Policía del Cauca, indicó a medios locales que los paramilitares actuaron en modo de venganza contra los uniformados, quienes han tratado de mantener la zona libre de los disidentes.

De acuerdo al Centro Nacional de Memoria Histórica, la guerra en Colombia, que para algunos no ha terminado, dejó un total de 262.000 muertos, 80.000 desaparecidos, 8 millones de desplazados y 37.000 secuestros entre 1958 y 2016. Un cuarto de los secuestros, 8.600, fueron cometidos por las FARC.

 

TE PODRÍA INTERESAR