Dictador Daniel Ortega decapita a seis ONG originarias de EEUU y Europa

El dictador de Nicaragua, Daniel Ortega, decapitó a seis ONG como parte de sus últimas actuaciones deliberadas que ha emprendido en los últimos meses contra quienes expresen pensamientos adversos a sus políticas.

Por Dayana López

El dictador de Nicaragua, Daniel Ortega, decapitó a seis ONG como parte de sus últimas actuaciones deliberadas que ha emprendido en los últimos meses contra quienes expresen pensamientos adversos a sus políticas.

Las ONG, que son originarias de EEUU y Europa, son señaladas por el régimen de incumplir con la Ley contra el Lavado de Activos, el Financiamiento al Terrorismo y el Financiamiento a la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva, así como supuestamente de violar la Ley General sobre Personas Jurídicas sin Fines de Lucro.

Ortega utilizó la excusa del supuesto incumplimiento de esas leyes para dejar fuera de su territorio a las ONG estadounidenses National Democratic Institute for International Affairs (NDI), International Republican Institute (IRI) y Helping Hands The Warren William Pagel, M.D Foundation.

La ONG española Fundación OXFAM Intermón, la de Dinamarca OXFAM IBIS y la sueca DIAKONIA también pasaron a formar parte de la lista negra del tirano.

De acuerdo con la prensa local, el cierre de estas organizaciones afectará a la población que se beneficia de sus proyectos, así como las ONG locales que realizan un trabajo comunitario y depende del apoyo económico de las organizaciones internacionales.

Desde 2018, ya son 34 ONG críticas de la tiranía de Ortega que han sido cerradas imputándoles los mismos cargos.

Continúan los ataques a la prensa

Ortega no solo se ha conformado con poner tras las rejas a los posibles potenciales a la presidencia de Nicaragua de cara a los comicios el próximo noviembre, a cerrar ONG, a arremeter contra la Iglesia católica por criticar sus desenfrenadas actuaciones contra sus adversos, sino que su objetivo ahora se enfoca en seguir atacando arbitrariamente a la prensa libre e independiente de ese país.

Su ataque más reciente es al gerente general del diario La Prensa, Juan Lorenzo Holmann Chamorro, quien fue arrestado por presuntos delitos de defraudación aduanera, lavado de dinero, bienes y activos, luego de que los uniformados de la dictadura allanaran las instalaciones del rotativo y tomaran control de sus instalaciones.

Según el régimen, el gerente general del medio está relacionado con una causa abierta que las autoridades sandinistas tienen contra la extinta Fundación Violeta Barrios de Chamorro, la cual trabajaba para defender la libertad de expresión, acusada actualmente de lavado de activos sin pruebas. Su fundadora Cristiana Chamorro se le dictó arresto domiciliario luego de anunciar su candidatura a la presidencia.

Con él, suman cuatro personas, integrantes de la familia propietaria del medio de comunicación, que han sido puestos tras las rejas.

Según cifras emitidas por el Centro de lnvestigación de la Comunicación de Nicaragua, más de 50 periodistas nicaragüenses se han exiliado desde abril de 2018 por amenazas, persecución y represión por mostrar el verdadero rostro del tirano.

TE PODRÍA INTERESAR