Alexei Navalny denuncia torturas en la cárcel

Navalny, el líder opositor al régimen de Putin, denunció a través de un escrito que está siendo torturado
Navalny denuncia torturas en la prisión rusa en donde paga condena

Alexei Navalny, el principal opositor de Vladimir Putin, denunció que está siendo sometido a torturas mediante la privación de sueño, en la cárcel de Pokrov, donde le mantienen encarcelado el régimen ruso.

A Navalny, quien fue detenido en enero al arribar a Rusia tras pasar varios meses hospitalizado en Alemania recuperándose de un atentado en su contra con veneno -del que responsabiliza a Putin-, es despertado unas “ocho veces cada noche” por sus carceleros rusos, que lo hacen para infundirle terror y afectar el biológicamente necesario periodo de descanso.

me impiden dormir, se trata de hecho de tortura mediante privación de sueño”, dijo Navalny en una carta difundida el jueves.

Vejaciones, detenciones arbitrarias, envenenamiento y ahora tortura por privación del sueño, constituyen una serie de acciones contrarias a los derechos humanos que ha sufrido Navalny en su devenir de enfrentamiento con Putin.

Navalny: los guardianes me impiden dormir

La abogado del líder opositor y activista anticorrupción también explicó que Navalny sufre fuertes dolores, que podrían estar relacionados al envenenamiento con Novichok, un agente neurotóxico desarrollado en la era soviética con fines militares.

Los “fuertes dolores” se le presentan en la espalda y en la pierna izquierda, indicó su abogada, quien admitió que teme por la vida de su cliente.

Para mí su estado de salud es extremadamente problemático (…) todo el mundo teme por su vida y su salud”, afirmó a la cadena rusa de oposición Dojd la abogada Olga Mijailova, quien pudo finalmente reunirse con el opositor en la colonia penitenciaria donde cumple su condena.

La abogada sospecha que podría haber relación entre sus problemas de salud actuales y su intoxicación.

Los servicios penitenciarios (FSIN) de la región cerca de Moscú donde está encarcelado reaccionaron este jueves afirmando que se efectuaron exámenes médicos a solicitud de los detenidos y que el estado de salud de Navalny es “considerado estable y satisfactorio”.

Una historia de vejaciones por pensar políticamente distinto

Navalny se desplomó y cayó en coma en agosto de 2020 en Siberia, después de su salida a Alemania. Varios laboratorios europeos estimaron que había sido envenenado con Novichok.

Putin, el principal sospechoso, siempre ha rechazado estas conclusiones que acreditan la tesis de un intento de asesinato orquestado por el poder ruso, mientras que en Rusia no se ha abierto ninguna investigación al respecto.

Al regresar a Rusia, en enero pasado, tras cinco meses de convalecencia en Alemania por el envenenamiento, Nalvalny fue de inmediato arrestado y condenado por un caso de fraude de 2014, que él, las ONG y varios países occidentales consideran un proceso político.

Es por este caso que se encuentra recluido desde inicios de marzo en una colonia penal en Pokrov, a 100 km al este de Moscú, conocida como una de las más severas de Rusia.