régimen de Maduro enfrenta procesos ante la CPI

Los pedidos de reuniones del Fiscal chavista de Venezuela, Tarek William Saab, en la Corte Penal Internacional (CPI), es una muestra de estrategias del régimen de Nicolás Maduro para tratar de librarse de un proceso por señalamientos de crímenes de lesa humanidad.

El chavista pidió a la Sala de Cuestiones Preliminares de la CPI una reunión entre las partes sobre el caso que involucra a la dictadura de cometer actos atroces contra la población venezolana que rechaza sus políticas populistas, de acuerdo a las denuncias plasmadas en los demoledores informes de organizaciones internacionales.

En concreto, el Ministerio Público controlado por la dictadura transmitió a la máxima corte penal el deseo de Maduro y sus más cercanos colaboradores de realizar un debate para que haya un proceso “justo e igualitario”.

Además, el régimen en su afán de librarse de sus delitos y ganar tiempo para un juicio también envió el mes pasado otra solicitud de control judicial ante los magistrados de la CPI, por supuesto trato “discriminatorio” y “desigual” en comparación a países que se encuentran bajo examen preliminar.

El pedido ocurre luego de que la fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, anunciara que en el primer trimestre de este año se dará a conocer los resultados del examen preliminar que Venezuela tiene abierto desde febrero de 2018 por las denuncias de torturas, violaciones, asesinatos, entre otros delitos, cometidos por los uniformados que respondieron a las órdenes del tirano en las protestas de 2014.

Los resultados finales serán contundentes para la dictadura, la cual no podrá escapar de la máxima corte penal, donde tendrá que enfrentarse a los jueces y dar sus declaraciones.