Los militares de Operación Aurora rechazan que los traten de vincularles a Operación Gedeón

Los militares que formaron parte de la Operación Aurora, acción con la que fue tomado un parque de armas en Ciudad Bolívar para ponerlas a servicio de la lucha por la libertad de Venezuela, negaron cualquier vínculo con los organizadores de Operación Gedeón y con el general Clíver Alcalá Cordones, detenido en Estados Unidos desde finales de marzo de 2020.

En conversación exclusiva con The Latam Post, el primer teniente José Rodríguez Araña, uno de los líderes del grupo de militares disidentes que participaron en Aurora, aseguró que sería falsa la versión con la que tratan de conectar las dos operaciones de militares opositores al régimen de Nicolás Maduro, cada una con objetivos distintos.

“Nosotros no tenemos ningún vínculo con ese general ni ningún vínculo con los miembros de la llamada Operación Gedeón (…) Con ninguno de los Sequea Torres tuvimos contacto”, sostuvo.

La semana pasada, en la prensa colombiana fue publicada la versión de que uno de los militares presos en Colombia por la llamada Operación Gedeón habría señalado antes las autoridades que ambas acciones militares estaban conectadas y que tendrían el mismo jefe.

En Venezuela, por su parte, el régimen ha tratado de también difundir esa versión e, incluso, intentan unir en los tribunales chavistas todas las causas de militares como si se tratara de un mismo hecho y no de varios eventos aislados y separados en organizadores y el tiempo.

“A nosotros nos ha llamado mucho la atención que ahora quieren unir los procesos de Gedeón con Aurora, así como el del llamado Boicot, que es el del supuesto atentado contra la instalación de la Asamblea Nacional, y otras dos más. Les intentan conectar y procesarlos a todos como si fuese una megacausa. No entendemos cómo se va a hacer”, explicó a The Latam Post una fuente vinculada a las investigaciones de Operación Gedeón.

A los jóvenes militares que estuvieron involucrados en la Operación Aurora les preocupa que ahora extrañamente les traten de vincular con grupos o personas con las que ni han tenido relación ni comparten las mismas visiones.

“En Aurora sólo estuvimos oficiales subalternos, sargentos y comunidades indígenas que apoyaron”, insistió Rodríguez Araña, quien se mantiene alerta de los próximos movimientos que intenta dar el régimen contra su grupo, luego de que hace un mes capturaran de manera irregular en Colombia al primer teniente Franklin Caldera y le pasaran hacia Venezuela en un hecho inédito que implicó la participación de efectivos de contranteligencia militar venezolana y elementos de un grupo guerrillero colombiano.

Ahora en Venezuela a Caldera le mantienen en situación de desaparición forzosa, a pesar de que a la prensa se filtró datos de su detención. Sus familiares piden fe de vida del militar, pero en el régimen ninguna instancia da respuesta a su solicitud.

De los detenidos en Colombia por Operación Aurora, el primer teniente Rodríguez niega que hayan tenido contacto con el civil Ryder Russo, a quien conocieron en 2017, pero del que se desvincularon total y absolutamente al conocer información que se manejó en esa época entre los grupos de resistencia y cuando el propio Óscar Pérez, el inspector policial masacrado con su grupo de la resistencia por el régimen de Maduro en enero de 2018, les habría pedido romper de inmediato cualquier contacto con él.