México: ola de violencia en Guanajuato por "tolerante" política de López Obrador | THE LATAM POST
2021: Reina la violencia en Guanajuato

 

La ola de violencia que se vive en Guanajuato, una histórica y próspera región en el centronorte de México, ha alcanzado niveles extremos, sin que las autoridades logren detener las masacres y los enfrentamientos entre bandas rivales. 

Solo en las primeras semanas de enero ya se suman varios ataques de bandas organizadas que hacen temer a los ciudadanos que este año se repetirá el patrón de 2019 y 2020, que cerraron con 3.400 y 4.190 muertes, respectivamente.

El promedio de muertes diarias no baja de 9,3 personas, mientras el de masacres se ubica en 1 cada 18 días, dejando en zozobra a los ciudadanos de la región.

Esto ya no es una novedad para los habitantes porque en los primeros 11 días del año, según el informe diario publicado por la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), se acumularon 119 víctimas de homicidio doloso en el estado.

Las primeras masacres de 2021

El domingo pasado ocurrió un acto de violencia que consternó a los habitantes de la región: una familia entera, incluyendo una bebé, fue asesinada a tiros de una familia entera. Los asesinos, además, incendiaron la casa de las víctimas. Y este no es el único caso registrado, también se conoció el asesinato de un diputado local y pre-candidato a la alcaldía del municipio de Juventino Rosas.

Además, en los últimos días hubo un enfrentamiento en medio de un operativo policial que buscaba acabar con el narcotráfico, pero esa red es tan fuerte en la región que es casi imposible terminarla con pequeños planes del gobierno. Murieron 9 personas en el enfrentamiento entre las fuerzas armadas y una organización de criminales identificada como Cártel de Santa Rosa de Lima.

En la zona, los ciudadanos señalan que las medidas del gobierno habrían hecho proliferar las bandas de robo de combustible, uno de los mercados ilícitos que se presentan en la zona. Las versiones oficiales sostienen que fue uy exitosa la campaña contra los grupos que extraían legalmente combustible, tanto que los hechos de este tipo habrían caído 95%. 

Sin embargo, la realidad indica que la violencia ha sobrevivido a las medidas. Esto obedecía a que en el negocio no sólo hay involucrados delincuentes comunes, sino bandas con hombres con armas de alto calibre, vehículos, bodegas, casas de seguridad y redes de complicidad a varios niveles de gobierno.

Estos hechos, además, permiten la existencia de otros crímenes: secuestro, extorsión, robo, narcotráfico.

Falta mano dura

Fernando Herrera, vocero del Partido Acción Nacional (PAN), cuestiona la tolerante política que tendría el gobierno de López Obrador con estos grupos delictivos. 

“El Presidente se equivoca en su tendencioso diagnóstico hecho sobre la violencia en Guanajuato: la verdadera causa está en la política de ‘abrazos, no balazos’ y el ‘dejar hacer, dejar pasar’ al narcotráfico», explicó.

La política de tolerancia, complacencia, de “abrazos, no balazos” y el “dejar hacer, dejar pasar”, del Gobierno federal morenista hacia los grupos criminales del narcotráfico incrementaron la violencia criminal en Guanajuato.@FHerreraAvila https://t.co/LAz63WklxO

— Acción Nacional (@AccionNacional) January 14, 2021

Asimismo, Ávila enfatizó que estos dos años ha aumentado mucho más la violencia que en los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, y que todo sería culpa de la política  de tolerancia y complacencia por parte del Gobierno Federal.