Birmania: represión deja otros dos muertos en manifestaciones

Birmania: represión deja otros dos muertos en manifestaciones

Al menos 54 personas han muerto y más de 1.700 han sido detenidas desde el inicio de las protestas
Una alianza de nueve sindicatos convocó a una huelga general a nivel nacional a partir de este lunes

El caos y la represión siguen reinando en Birmania, donde este lunes se confirmó la muerte de dos personas que participaban en manifestaciones prodemocracia.

De acuerdo a fuentes oficiales, bancos, comercios y fábricas cerraron sus puertas para unirse a las manifestaciones de activistas en todo el país.

A través de información difundida por las redes sociales se puede apreciar videos e imágenes de manifestantes cubiertos de sangre, quienes fueron trasladados a zonas seguras.

«Dos hombres murieron y varias personas resultaron heridas, entre ellas una mujer grave por un disparo en el brazo», según un socorrista que requirió el anonimato.

Uno de los fallecidos recibió un disparo en la cabeza y el otro en el cuello tras la represión brutal de la policía, según señaló un testigo.

Los uniformados también descargaron sus armas contra los civiles en Mandalay, la segunda ciudad más importante del país. Medios locales informaron que seis personas fueron heridas por disparos.

Una mujer de 22 años y un menor de 15 se encuentran estado crítico, informó el portal Myanmar Now.

En contexto

Según Naciones Unidas, al menos 54 personas han muerto y más de 1.700 han sido detenidas desde el inicio de las protestas que se desataron a raíz del golpe de Estado militar del 1 de febrero.

A propósito de este hecho, miles de birmanos radicados en Tailandia se reunieron frente a la sede de Naciones Unidas para pedir que se intervenga contra el golpe militar.

La población birmana, la cual se ha trasladado al país vecino, huyen del régimen en su nación natal.

Una alianza de nueve sindicatos convocó a una huelga general a nivel nacional a partir de este lunes. Llaman a paralizar la economía del país como una nueva medida de presión contra la junta militar.