“El cierre de las oficinas de la UE provocaría la suspensión inmediata de programas de ayuda humanitaria, lo cual afectaría a cientos de ciudadanos venezolanos que hoy sufren las consecuencias del Estado Fallido de Maduro”, publicó Borges en Twitter.

“Además, anunciaron la inhabilitación de 28 diputados de la Asamblea Nacional legítima, donde nos incluyen nuevamente”, señaló.

Borges destacó que «la presión democrática internacional es una respuesta a la destrucción de las libertades en el país, al empeño de impedir elecciones libres. No cesará hasta tanto no se restablezca la democracia”.