Liberados periodistas y activistas de DDHH tras más de 25 horas presos por dictadura

Liberados periodistas y activistas de DDHH tras más de 25 horas presos por dictadura de Maduro

Entre enero y septiembre de 2020, se registraron 454 violaciones a la libertad de expresión por parte del régimen venezolano
Entre enero y septiembre de 2020, se registraron 454 violaciones a la libertad de expresión por parte del régimen venezolano

Luego de permanecer más de 25 horas detenidos ilegalmente por militares del régimen de Nicolás Maduro, liberan a los dos periodistas de NTN24, Rafael Hernández y Luis Gonzalo Pérez; y los dos activistas de Fundaredes, Juan Salazar y Diógenes Tirado.

La información la ofreció el director de la ONG venezolana Fundaredes, Javier Tarazona, quien sostuvo que el cuerpo castrense chavista les decomisó los equipos de trabajo, como cámaras, celulares y demás permanencias al grupo cuando fue liberado.

Los cuatro detenidos habían sido trasladados el pasado miércoles 31 de marzo, a la Brigada 92, fuerte Sorocaima de Guasdualito, estado Apure (sureste de Venezuela), luego de que intentaban documentar los enfrentamientos que se han suscitado  en la frontera entre una facción de las guerrillas de las FARC y uniformados de la dictadura.

La detención de los periodistas y activistas generó una ola de repudio a través de las redes sociales , donde el gremio nacional de comunicadores sociales, comunidad internacional y ONG,  recordaron que el trabajo de la prensa durante conflictos armados está amparado en el Derecho Internacional Humanitario.

Atropello a la prensa en dictadura

El atropello contra los periodistas en el país caribeño ha sucedido desde que se instaló el socialismo hace más de dos décadas; sin embargo, en los últimos años el régimen ha recrudecido sus ataques contra quienes sacan a la luz la verdadera cara de la dictadura.

Entre enero y septiembre de 2020, la ONG Espacio Público documentó 454 violaciones a la libertad de expresión, relacionadas con hechos de violencia contra trabajadores de los medios. Estos números incluyen tres muertes, que hasta la fecha han quedado impune.

El informe apunta que en 15 años (2005-2020), las violaciones a la libertad de expresión han aumentado. Crecieron un 911% la intimidación, un 308% las agresiones, un 230% las amenazas, un 600% las muertes registradas y un 4% los ataques contra instalaciones y medios de comunicación social.

Solo entre 2018 y 2020 el régimen cerró 31 emisoras de radio, cuatro canales de TV y 43 periódicos.