Keiko Fujimori y Pedro Castillo: choque ideológico unido en su populismo

Keiko Fujimori vs Pedro Castillo: un choque ideológico que se junta en el populismo ultraconservador

Aunque Castillo y Fujimori toman caminos distintos en su pensamiento político, se juntan en sus posiciones populistas y ultraconservadoras

La Presidencia de la República del Perú se definirá entre los candidatos Pedro Castillo y Keiko Fujimori en segunda vuelta el 6 de junio y el ganador del balotaje reemplazará en el cargo al presidente interino Francisco Sagasti.

Con los primeros rayos del sol acariciando la Casa de Pizarro, el próximo 28 de julio, la República del Perú amanecerá con un proclamado presidente populista y conservador, sea quien sea el que celebre el triunfo.

Y es que Pedro Castillo y Keiko Fujimori podrán rivalizar en su pensamiento ideológico político, Castillo de izquierda y Keiko de derecha, pero coinciden en sus posturas populistas y ultraconservadoras.

Tensión, expectativas y nerviosismo electoral

Esta segunda vuelta por la presidencia del Perú promete tensión, expectativas y nerviosismo mayúsculo, gracias a las singularidades de la primera vuelta.

El maestro de escuela Pedro Castillo, de 51 años, hizo gala de esta carrera por la presidencia con una estampa hípica y épica montando a caballo, mientras que Keiko, de 45 años, hija del autócrata Alberto Fujimori, mostrando su ADN shogún mantenía con su fría y sólida sonrisa nipona su concentración en los votos que la conducirían a la segunda vuelta.

Con el 100% de las actas procesadas, el sindicalista rural Castillo, obtuvo 19% de los votos, mientras que Fujimori logró 13%, un porcentaje con potencial de crecer y que tal vez allí esté la oportunidad de Fujimori, vista la experiencia de Guillermo Lasso en Ecuador, que logró remontar 14 puntos porcentuales para vencer prácticamente en la raya a un Andrés Arauz confiado.

Otro punto importante a considerar en esta segunda vuelta del Perú, es que 12% de electores dejó su papeleta en blanco y hubo 28% de absentismo, en un país en donde el voto es obligatorio.

Los peruanos elegirán entre un futuro de derecha o izquierda

Pedro Castillo fue sin duda la gran sorpresa, un hombre sencillo de izquierda radical con lineamientos hacia un Estado fuerte, que promete acabar con los monopolios en manos privadas y el destierro de la supuesta explotación laboral.

Promesas nada nuevas, empleadas por fidelistas y chavistas, entre otros hipnotizadores populistas, que incendiaron entre vítores y arengas los afiebrados pensamientos de un desasistido pueblo cubano y venezolano, para al final dejar un territorio diezmado por el hambre, la miseria y la corrupción.

El maestro Castillo saltó al estrellato peruano popular en 2017 durante la huelga de docentes que se extendió durante dos meses pidiendo mejoras salariales y condiciones laborales.

Por otro lado, su contrincante, Keiko Fujimori, ha prometido “mano dura” contra la delincuencia y el indulto a su padre, que cumple una condena de 25 años de cárcel por delitos de corrupción, robo y homicidio cometidos durante su Gobierno.

Aunque no hay que olvidar que la propia Keiko, enfrenta a la justicia peruana con una solicitud de fiscalía de 30 años de prisión y la disolución de su partido, producto de una investigación iniciada en 2018 por lavado de activos y supuestamente recibir aportes millonarios en el caso Odebrecht y de otro grupo financiero peruano para sus campañas presidenciales de 2011 y 2016.

Mayoría en el Parlamento para Castillo

Con relación a la conformación del Parlamento, según las proyecciones de la prensa limeña, basadas en el conteo rápido de Ipsos Perú y el escrutinio parcial de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), el partido Perú Libre, con el que se presentó Castillo, tendría la mayoría de los escaños, entre 32 y 35, seguido por Fuerza Popular, de Fujimori, con una bancada de 24 congresistas. El Parlamento en Perú es unicameral y tiene 130 miembros.

El tercer partido con mayor representación sería Acción Popular, por el que se presentó Yonhy Lescano. El grupo político liderado por César Acuña, con varios de sus seguidores sentenciados o investigados por delitos comunes y corrupción, obtendría 14 parlamentarios.

El Congreso tendrá además un grupo fundamentalista radical, Renovación Popular, del empresario ultraderechista y miembro del Opus Dei Rafael López Aliaga. Con 13 escaños, es la primera vez que alcanza una representación propia como partido religioso y radical.

Todo está listo para presenciar una elección en segunda vuelta plena de emociones, expectativas y proyecciones hacia un Perú que se enfrenta a su futuro y al de América Latina ¿Cuál será la vía que escojan los peruanos?