Álex Saab es acusado por la justicia de EEUU de blanquear 350 millones de dólares

La Justicia de Estados Unidos rechazó una solicitud de Álex Saab, señalado de ser presunto testaferro del dictador Nicolás Maduro, para desestimar los cargos de lavado de dinero que existen en su contra.

Las autoridades federales de Miami indicaron que Saab debe entregarse a las autoridades estadounidenses antes de poder argumentar su reclamo de inmunidad diplomática.

Las fuentes oficiales indicaron que los procedimientos de extradición contra el empresario colombiano, detenido en Cabo Verde desde junio de 2020, continuarán en curso.

La solicitud se trata del último recurso posible para Saab y su defensa; de no procesarse su solicitud, el supuesto testaferro deberá prepararse para su extradición y rendir cuentas ante la justicia estadounidense.

Maduro y los abogados defensores del empresario han argumentado en diferentes oportunidades que la detención de Saab es “ilegal” y que no debería considerarse un fugitivo de la justicia estadounidense, porque el régimen lo nombró como “enviado especial”.

Al respecto, el juez del caso declaró que en su país “no existen excepciones a las normas acerca de los prófugos que no pueden tener acceso a los tribunales de Estados Unidos si no se han entregado a autoridades”.

“Si Saab Moran desea plantear desafíos ‘fundamentales’ a la acusación, puede aparecer físicamente en este distrito como el Gobierno ha solicitado repetidamente”, expresó el juez federal de Miami Robert Scola.