Justicia chilena detiene expulsiones de migrantes venezolanos

Justicia chilena detiene expulsiones de migrantes venezolanos

La instancia judicial dejó claro que las medidas administrativas de expulsión fueron "carentes de fundamento y vulneratorias del derecho a la defensa constitucionalmente protegido"
Detienen deportaciones de migrantes venezolanos

 

La justicia chilena dejó sin efecto las expulsiones de más de 50 venezolanos por considerar que las medidas habían sido tomadas afectando su libertad de tránsito y su derecho a la defensa.

La revocatoria de las resoluciones fue hecha por la Corte de Apelaciones de Iquique este jueves al acoger recursos de amparo presentados por la Clínica Jurídica de Atención a Migrantes de la Universidad Alberto Hurtado y abogados particulares.

«La presente acción constitucional deberá ser acogida, al afectar la libertad ambulatoria de las personas amparadas, sujetas a la medida de expulsión del territorio nacional», indicó la Corte de Iquique.

La decisión llega una semana después de que se registraran las polémicas deportaciones de más de un centenar de migrantes, la mayoría de ellos venezolanos, del territorio chileno.

La instancia judicial dejó claro que la medida administrativa de expulsión «no estuvo antecedida de un procedimiento en que los amparados hubieren podido controvertir el ingreso atribuido, ejercer su derecho de defensa ni exponer los antecedentes que estimaren procedentes ante la pretensión de expulsión, transgrediéndose con ello su garantía relativa a la existencia de un procedimiento legalmente tramitado, racional y justo».

Precisó el tribunal que la Intendencia Regional de Tarapacá dispuso la expulsión sin haberse concluido alguna investigación en su contra y sin existir sentencia firme, sino valiéndose solo de actuaciones administrativas «carentes de fundamento y vulneratorias del derecho a la defensa constitucionalmente protegida».

Tras esta decisión, los migrantes venezolanos en peligro de expulsión esperan poder recurrir a los amparos para mantenerse en Chile mientras les permiten solicitar refugio ante ACNUR y las autoridades chilenas.

 

450.000 venezolanos viven en Chile

 

En 2020 alrededor de 13.656 inmigrantes fueron registrados a través de denuncias por el ingreso de lugares no habilitados entre enero y noviembre. La cifra es mucho más alta que la de 2019, que se ubicó en alrededor de 8.000 personas.

La mayoría de los que ingresaron son venezolanos que huyen de la crisis humanitaria compleja que ha causado el régimen socialista de Nicolás Maduro y que ha llevado a emigrar a 5 millones de personas que tratan de sobrevivir en otros países.

 

 

En Chile se estima que hay alrededor de 450 mil venezolanos que residentes de forma regular, sin contar los que entraron irregularmente.

El boom migratorio ocurrió entre 2014 y 2016, cuando comenzó el aumento masivo de venezolanos residiendo en Chile. Según cifras del Departamento de Extranjería y Migración de Chile,  entre el año 2011 y 2015 se solicitaron 15.054 visas y 3.464 permanencias definitivas para ciudadanos venezolanos.

En las últimas semanas se ha presentado una crisis migratoria en el pequeño pueblo de Colchane, fronterizo con Bolivia, al que han estado llegando miles de venezolanos que han caminado durante días por varios países para reunirse en Chile con sus familiares.

 

 

Justamente la gran cantidad de personas arribando al mismo tiempo colapsó la zona y creó enfrentamientos entre los pobladores chilenos y los extranjeros que buscaban desperados refugio del intenso frío  y  la posibilidad de conseguir alimentos para continuar luego el camino a diversas regiones del país.

Ante las denuncias de los conflictos y el ingreso de miles de personas mediante caminos irregulares, las autoridades decidieron militarizar la frontera y tomar la política de expulsión inmediata en el caso de migrantes en situación irregular, lo cual ha generado críticas de organizaciones de derechos humanos y de la ONU, debido a que las medidas administrativas no permitían que los migrantes pudieran tener la posibilidad de pedir refugio.

Relator de ONU: Los Estados no pueden expulsar discrecionalmente a migrantes