El presidente de Brasil ya está fuera del hospital

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue dado de alta médica este domingo, después de estar cuatro días hospitalizado por una obstrucción intestinal, de acuerdo con información aportada por fuentes médicas.

Sin embargo, el Mandatario continuará bajo observación de un equipo médico como paciente ambulatorio.

Bolsonaro ingresó al hospital Vila Nova Star, de Sao Paulo, el pasado miércoles por presentar dolores abdominales y un ataque de hipo que se prolongó alrededor de 5 días seguidos.

Al principio, el equipo médico optaba por realizar una intervención quirúrgica de emergencia para tratar la “suboclusión intestinal” que sufría Bolsonaro, pero prefirieron intentar primero una medida menos invasiva, que terminó beneficiando la salud del jefe de Estado.

El médico gastroenterólogo, Antonio Macedo, declaró para los periodistas que su recuperación fue posible porque su sistema digestivo estaba respondiendo correctamente al tratamiento, además de funcionar regularmente, pero advirtió que debía regresar a su rutina diaria “con calma”.

Cuando se hicieron públicos sus problemas de salud, el Mandatario aseguró que era un recordatorio de las heridas que sufrió por un apuñalamiento en el atentado perpetrado en su contra en 2018.

Desde entonces, ha sido sometido a cuatro operaciones y, según señalan algunos medios de comunicación, sus problemas actuales de salud están directamente relacionadas con ese atentado.