Inician juicio contra Trump para sacarlo del mundo político

Inician juicio contra Trump para aniquilarlo del mundo político

Carola Briceño

ByCarola Briceño

Feb 9, 2021 ,
  El Senado de Estados Unidos inició este martes el segundo juicio contra el expresidente...
Inicia segundo juicio contra Trump

 

El Senado de Estados Unidos inició este martes el segundo juicio contra el expresidente Donald Trump, con el que sus enemigos esperan aniquilarlo en el mundo político y evitar que construya una estructura independiente que le permita un eventual retorno a la presidencia en 2024.

Los cargos que le imputan están centrados en “incitación a la insurrección” y son tan graves que, de resultar sancionado, representará un knock out para el exgobernante, quien en diversas ocasiones ha comentado que esta maniobra jurídica-política es «absolutamente ridícula».

A Trump le acusan de haber promovido las acciones violentas que contra el Capitolio perpetró un grupo de manifestantes que respaldaban su teoría de que hubo hechos irregulares en los comicios que dieron la victoria al demócrata Joe Biden.

Aunque los demócratas saben perfectamente que no tienen los votos necesarios para condenar a Trump, mueven todas sus baterías para conseguir que al menos 17 miembros del partido republicano traicionen al exmandatario y se unan a ellos en la votación.

Tras la acusación, las partes tendrán 16 horas, divididas en dos días,  para presentar el caso.

Si las partes se abstienen de llamar a testigos, el juicio podría concluir la próxima semana.

En caso que el exmandatario sea condenado, los demócratas aspiran, además, votar para definir si este puede ocupar cargos de honor, confianza o beneficio en Estados Unidos, el punto clave para alejarlo completamente del poder político para siempre.

Trump también perdería los beneficios que se les otorga a todos los exmandatarios: pensión, seguro médico, un presupuesto para viajes de hasta $1 millón y seguridad.

Hace menos de una semana, adicionalmente el nuevo mandatario planteó que a Trump no se le deberían entregar los informes de inteligencia sobre seguridad nacional, los cuales tradicionalmente son enviados a los expresidentes porque ellos podrían ser blanco de atentados por el alto cargo que tuvieron para Estados Unidos

No obstante, que Trump reciba o no esos beneficios realmente no es una preocupación para los demócratas, quienes están centrados finalmente en desactivarlo en el mundo político.

Aunque Trump consiguió un enorme respaldo de los estadounidenses en 2016 en  los primeros comicios que participó, no era una figura reconocida del mundo político. Su ámbito de acción siempre fue el empresarial y económico, donde ha desarrollado una brillante carrera que le ha llevado a ser un reconocido en el mundo.

Justamente el no haber pertenecido al mundo político, le trajo a Trump inconvenientes de diversos niveles, pues no estaba acostumbrado a los duros juegos de poder y al tradicional lenguaje endulcorado de los dirigentes partidistas.

Un teatro político

Los abogados de Trump catalogaron el juicio como un teatro político sin fundamentos.

“En lugar de sanar al país o concentrarse en castigar a los responsables directos de estos actos, han optado por capitalizar el caos de ese día para su beneficio político”, señalaron.

Los defensores sostienen que la maniobra es inconstitucional, porque tratan de destituir a un presidente que ya no está en el poder.

Además, explican que el exmandatario simplemente dio su opinión en un discurso, lo cual está protegido por  la primera enmienda que garantiza la libertad de expresión en EEUU.

El discurso era político, con recursos figurativos de la oratoria, por lo cual no se le podría responsabilizar por los actos de tercero, porque él jamás los mandó ni les pidió atacar con violencia el Parlamento, mucho menos destruir bienes del Estado ni atentar contra la vida de nadie.

“De las 10.000 palabras que pronunció el presidente ese día solo usó la palabra ‘pelear’ unas pocas veces y de manera figurativa, como se usa en el discurso público para pediré la gente que defienda sus ideales. Pero de ninguna manera se puede vender esto como un llamado la violencia”, insistieron los abogados del exgobernante.