Informe clasificado concluye que origen del COVID-19 sí podría haber sido por fuga de laboratorio

China ha negado en varias oportunidades las acusaciones y los informes que confirmarían que el COVID-19 sí podría haber sido producido en manos de los comunistas
Informe de EEUU origen del COVID-19

Un nuevo informe clasificado de Estados Unidos concluyó que el origen del COVID-19 podría haberse dado por una fuga de un laboratorio chino.

La investigación fue editada en 2020 por el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de California durante el gobierno de Donald Trump y ha resurgido tras el interés del presidente estadounidense, Joe Biden, de promover el estudio de los orígenes del virus.

El informe respaldado por Trump dejó claro que existe la posibilidad de que el virus haya escapado del laboratorio de Wuhan, donde inició la enfermedad que ha producido una desgracia mundial con la muerte de más de 3.700.000 personas y ha destruido la economía global.

Como se recordará, Biden ordenó en mayo la realización de un informe en un plazo de 90 días sobre el origen del COVID-19, tras otra publicación sobre los orígenes del virus, pero de la mano del Departamento de Inteligencia de su país, en la que se aumentó la sospecha de que el virus fue realizado en un experimento de los comunistas.

En ese informe se reveló que tres investigadores del Instituto de Virología de Wuhan se enfermaron en noviembre de 2019 con síntomas parecidos a los del COVID-19 antes de que se conociera el primer caso oficial en diciembre de ese mismo año.

China negó las acusaciones del informe de EEUU que responsabilizan a su país de producir un virus letal en un laboratorio y se escudó señalando a la nación norteamericana de difundir “teorías conspirativas”.

Para los científicos es de suma importancia saber el origen de un virus para evitar futuras pandemias. Hasta la fecha aún no se sabe el origen del ébola, a pesar de que ha causado epidemias periódicas desde la década de 1970.