Imputarán a exguerrilleros FARC por secuestros, pero no pagarán cárcel | THE LATAM POST

Imputarán a exguerrilleros FARC por secuestros, pero no pagarán cárcel

  El secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia (FARC) será imputado por los...
Los antiguos guerrilleros tendrán penas alternativas por secuestros

 

El secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia (FARC) será imputado por los secuestros cometidos por esa organización durante el conflicto armado, pero no pagarán cárcel, solo tendrán «penas alternativas».

El proceso de imputación que realizará la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) arrancaría este jueves, de acuerdo con versiones difundidas por la prensa local.

La decisión fue tomada tras investigaciones que permitieron reunir los testimonios de 1.028 víctimas acreditadas y las versiones de 38 comandantes guerrilleros y 257 excombatientes.

«La decisión contrasta todas estas fuentes para contarle al país un relato coherente, serio y riguroso de lo que fueron los secuestros practicados por la antigua guerrilla y el sufrimiento infligido a sus víctimas civiles, así como a policías y militares en campamentos selváticos y en condiciones con frecuencia inhumanas», dijo Eduardo Cifuentes, presidente de la jurisdicción especial.

Esta sería la primera vez en la historia de Colombia que parte de los guerrilleros, quienes en 2016 se sumaron a un proceso de paz, se enfrentan a conocer el dolor y los graves daños causados a miles de víctimas de secuestro.

Solo tendrán «penas alternativas»

Por esas acciones, hay un registro oficial de al menos 522 personas muertas durante el cautiverio, práctica que no solo fue ejecutada por las FARC, sino también por el Ejército de Liberación Nacional (ELN), otro de los grupos subversivos que se encargó de sembrar el terror y la muerte en Colombia.

A los antiguos guerrilleros de las FARC que se acogieron a este esquema solo se le imputarían penas alternativas, de acuerdo con lo previsto por el sistema de Justicia Especial de Paz, señala la prensa colombiana.

Esta medida que es rechazada por la mayoría de los colombianos que en octubre de 2016 no estuvieron de acuerdo con la implementación de los pactos alcanzados en la negociación adelantada por el gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos y el grupo en armas.

 

La sociedad colombiana aún reciente que el exmandatario actuara contra la voluntad de la mayoría e impusiera los acuerdos para la «pacificación» del grupo guerrillero, que hoy mantiene alazados en armas a una parte importante de sus líderes y combatientes de base.

A las 8 en #ElDebate:

 

La senadora María Fernanda Cabal, del partido Centro Democrático, ha sido una de las más críticas a la decisión de Juan Manuel Santos, con las que  se le abrió las puertas del mundo político -con puestos en el Congreso- a un brazo del grupo guerrillero y se les libró de pagar en la cárcel por los múltiples crímenes cometidos.

Activos en dos frentes

El pasado fin de semana, los antiguos guerrilleros de las FARC decidieron cambiar el nombre de la organización política para tratar de transmutar la imagen de muerte y terror que les acompaña y así enfilar toda su artillería para conseguir la presidencia y la mayoría parlamentaria en las venideras elecciones de Colombia.

Aunque este grupo asegura que seguirá el camino de la política para tratar de alcanzar el poder, aún permanece activo el brazo armado de la organización guerrillera, que se han identificado como disidencias tras la firma de un Acuerdo de Paz en 2016.

En las llamadas disidencias al principio estaban solo los mando medios y la base de la estructura de la organización, pero en el último año se han sumado importantes líderes de las FARC, a quienes, incluso, con el Acuerdo de Paz les habían otorgado curules en el Parlamento.

Estas «disidencias» seguirán ahora llamándose FARC y continuarán en el monte y usando las armas y  para conseguir sus objetivos.