El Impeachment contra Trump llegó al Senado | THE LATAM POST

El Impeachment contra Trump llegó al Senado

8 de Febrero. El Impeachment contra Trump ya tiene fecha en el calendario, luego que...
Donald Trump serio

8 de Febrero. El Impeachment contra Trump ya tiene fecha en el calendario, luego que este lunes 25 de enero la Cámara de Representantes -de mayoría demócrata- entregara al Senado de Estados Unidos la acusación política contra el ahora expresidente norteamericano.

“Incitación a la insurrección”, es el delito por el cual se señala a Donald Trump y que podría terminar en una inhabilitación de por vida, que truncaría cualquier futura aspiración presidencial.

Nueve de los representantes demócratas que participarán como fiscales en el juicio, tal como fue decidido en el debate del 13 de enero, acompañaron al secretario de la Cámara y al sargento de armas interino, a hacer entrega formal de la acusación ante el Senado.

Así será el proceso

En el Impeachment contra Trump que tendrá lugar el próximo 8 de febrero, se trata del segundo al que hace frente el republicano. En esta ocasión se revisará su posible influencia en la toma del Capitolio ocurrida por el pasado 6 de enero, que dejó como saldo 5 personas fallecidas.

Durante el proceso los 100 senadores participarán como jurado en el proceso. Cabe destacar que de ellos, 50 son demócratas y 50 republicanos. Para lograr una condenar contra Trump, sería necesaria una mayoría de dos tercios del hemiciclo.

Es decir, que al menos 17 republicanos tendrían que darle la espalda a su antiguo líder y sumar sus votos a los de la totalidad de la bancada demócrata, para lograr materializar una decisión desfavorable.

Al actual presidente interino del Senado, Patrick Leahy le corresponde, por ser el legislador de mayor antigüedad en la cámara, presidir el juicio.

Esta posibilidad ha generado, cuestionamientos desde las filas republicanas, ya que la designación de Leahy podría presentar un conflicto de intereses, dado que éste votó a favor de la destitución de Trump durante el anterior ‘impeachment’.

¿Destituir a un expresidente?

Ésta será la primera vez que la Cámara Alta juzgue a un expresidente, particularidad que levantado desconfianza algunos sectores republicanos, que han cuestionado la legalidad del proceso, dejando latente dudas sobre algunas dinámicas.

Y es que en condiciones estándar, la consecuencia inmediata de un juicio político en el que el acusado fuera encontrado culpable, sería su destitución de la presidencia. Sin embargo, el caso de Trump es particular e inédito, ya que no ocupa el cargo desde el 20 de enero.

Dadas las circunstancias, el exgobernante republicano podría perder algunos beneficios como expresidente y, en última instancia, si el Senado así lo decidiera, podría quedar inhabilitado definitivamente para ejercer cargos públicos.

Sin embargo, si se trata de precedentes, también cabe la posibilidad de que Trump sea declarado “no culpable”, tal como ocurrió ya en el primer «impeachment» que enfrentó a finales de 2019 y del que salió airoso a terminar su mandato.