Pablo Iglesias creó una oscura unidad secreta para investigar a sus rivales políticos

El Equipo de Asuntos Internos se encargaba de los trapos sucios, investigar a opositores políticos, purgar contrincantes internos o favorecer y perjudicar candidaturas incómodas
Pablo Iglesias, su oscura unidad de asuntos internos y el Caso Dina

Pablo Iglesias es un compendio de sorpresas. Justo cuando todos comentan su nuevo corte de cabello, ya sin coleta, y las investigaciones por corrupción van de tribunal en tribunal, surge un siniestro y oscuro nuevo caso: la creación de una unidad secreta para diezmar a sus opositores políticos, denominada “El Equipo de Asuntos Internos”.

La especie de unidad clandestina fue creada en 2015 para hacer el trabajo sucio, una especie de “Misión Imposible” podemita, cuyo objetivo era investigar a sus rivales políticos, proteger a Iglesias, quitar a sus enemigos políticos de su paso, hacer guerra sucia si era necesario y otros entuertos.

Este grupo élite del entonces líder de Podemos, como todo equipo de investigación y protección que se precie, estaba conformado por varios anillos de seguridad.

El primero ineludiblemente conformado por su núcleo de confianza, que, según la información obtenida, estaba conformado por unas 7-8 personas, quienes trabajaban en paralelo con otras instancias organizativas del partido, como la Comisión de Garantías Democráticas o el Equipo Legal.

Las reuniones de esta unidad de Asuntos Internos se escondían como una especie de cónclave del secretismo, no dejar rastro era la consigna. La información emanada de ella era misteriosamente resguardada.

Las sospechas y los rumores recorrían la sede de Podemos, pero como ocurre en estos casos de grupos misteriosos, los miembros creían que nadie sabía y los que sabían, no se daban por enterados.

El Equipo de Asuntos Internos, realmente no se diferenciaba de otras unidades de información y desinformación de las que se tiene conocimiento, entre cuyas funciones estaba encargarse de los trapos sucios, investigar, seguir y perjudicar a los adversarios políticos, generar dispersiones y acciones de choque, y como lo señalan los tiempos actuales trastocar otras candidaturas a través de diversas estrategias y tácticas.

Iñigo Errejón, según información del portal Libertad Digital, se habría enterado de la existencia de la unidad y al darse cuenta de que Iglesias estaba acaparando todo el poder interno, recrudecieron los enfrentamientos entre los bandos de ambos, que se disputaban el poder y el control dentro de la organización partidista.

Caso Dina fue clave para la unidad de asuntos internos

El “Caso Dina” parte del supuesto robo de la tarjeta SIM del teléfono móvil de la exasesora de Iglesias, Dina Bousselham.

El dispositivo presuntamente tenía información sensible y relevante tanto para Iglesias como para el partido Podemos.

El “Equipo de Asuntos Internos” de Iglesias inmediatamente se hizo cargo del caso. Salirle al paso a la divulgación de informaciones privadas y comprometedoras para proteger a Iglesias se veía como el primer objetivo.

Inicialmente, las sospechas recayeron en la pugna interna entre pablistas y errejonistas.

Asuntos Internos al tomar este caso, que parecía una situación hecha a su medida, lo dividieron en dos fases, denunciar y desinformar pareció ser su consigna.

La primera fase, en 2016, cuando OKdiario comenzó a publicar los mensajes de Iglesias. Las sospechas recayeron en los errejonistas y la estrategia se centró en denunciar al medio de comunicación.

Tras aparecer una copia íntegra del móvil de Bousselham en casa del comisario Villarejo cuando fue detenido, la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional comenzó a investigar y allí la Unidad parece haberse planteado la segunda fase.

En ese sentido el comisario Villarejo declaró en su momento que “el escándalo Dina lo ha propiciado el propio Sr. Iglesias al presentar un testimonio falso a sabiendas con la complicidad de los fiscales y con el único fin de renta política“.

Lo cierto, es que el caso Dina, al igual que muchas de las denuncias que rodean a Pablo Iglesias se ha complicado en tribunales entre muchas declaraciones y versiones, pendiente de que el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, reciba un informe de la Policía Científica sobre la tarjeta SIM de Dina Bousselham. Desinformar fue uno de los objetivos de esta Unidad de Asuntos Internos, vale la pena recordar.

El Equipo de Asuntos Internos de Podemos realizó su labor en la supuesta clandestinidad durante 4 años. Hasta finales de 2018.

El futuro judicial de Iglesias y el caso Dina

Fuentes jurídicas consultadas por el medio local Libertad Digital aseguran que “Iglesias podría ser imputado por un posible delito de daños informáticos”, en función del resultado del citado informe policial.

Es importante destacar que Iglesias al dejar su escaño en el Congreso y al perder en la Asamblea de Madrid ya no está aforado y puede ser citado como investigado directamente por el magistrado García Castellón.

De esta manera, Pablo Iglesias deberá afrontar un nuevo, oscuro y sorprendente caso en los tribunales españoles.