Militares chavistas cometieron crímenes Apure

La población civil en Apure, frontera con Colombia, sería víctima de aberrantes abusos y ejecuciones extrajudiciales por parte de los militares chavistas, quienes se encuentran en el lugar desde el 21 de marzo en un conflicto armado contra una facción de la guerrilla colombiana de las FARC.

La organización estadounidense Humans Rights Watch (HRW) sacó a la luz los crímenes que se estarían cometiendo en la zona fronteriza en un informe presentado este lunes.

En el texto denuncia que las fuerzas de seguridad del régimen venezolano serían los responsables de intimidar a la población.

El desespero, terror y frustración de las víctimas quedaron plasmados en 68 entrevistas que la organización realizó a fin de evidenciar los crímenes de los uniformados chavistas.

Las atrocidades cometidas contra residentes de Apure no son incidentes aislados por agentes insubordinados, sino que son consistentes con los abusos sistemáticos de las fuerzas de seguridad de Maduro, señala José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

Los casos serán presentados ante la Corte Penal Internacional, que actualmente está examinando los delitos de lesa humanidad cometidos por las fuerzas de seguridad del régimen.

Víctimas de la dictadura

Los testimonios de las víctimas revelan las actuaciones despiadadas de los agentes de seguridad de Maduro.

Unas las víctimas denunció que los uniformados irrumpieron de forma arbitraria en viviendas de familias de la localidad de La Victoria y en las zonas rurales de El Ripial, Los Arenales, La Capilla y La Osa, donde saquearon, destruyeron efectos personales, comida y enseres del hogar.

Las familias fueron obligadas a salir de sus casas, secuestradas y hasta asesinadas.

Los residentes, en su mayoría campesinos, fueron sacados por la fuerza de sus hogares sin órdenes judiciales para detenerlos. Los agentes ordenaron a los detenidos cubrirse la cabeza con sus camisetas y los golpearon, los arrojaron al suelo y amenazaron con matarlos, expone HRW.

De acuerdo con la investigación, durante los operativos militares de la dictadura se registraron ejecuciones de al menos cuatro campesinos, detenciones arbitrarias, el procesamiento de civiles ante tribunales militares, y torturas contra residentes acusados de colaborar con grupos armados.

El texto subraya que el régimen de Maduro no informa la cifra de los detenidos en las localidades de la zona fronteriza y se desconoce hasta la fecha su paradero.

La persecución, represión, violación de derechos humanos, asesinatos ilegales y trato inhumano que estarían cometiendo los militares chavistas, además de los enfrentamientos entre una facción de la guerrilla FARC y los militares de Maduro, han generado hasta ahora el éxodo de más de 5.800 personas hacia las poblaciones fronterizas Arauquita y Saravena, en territorio colombiano.