Guaidó abre las puertas para levantar sanciones internacionales al régimen de Maduro

La propuesta de Guaidó ya ha sido tratada de implementar en el pasado y nunca condujo a la liberta, al contrario fue usada por el régimen para ganar tiempo
maduro y guaido podrían ir a diálogo

Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela y líder opositor que se enfrenta al régimen de Nicolás Maduro, propone un camino que parece ya transitado para salvar al país, “abrir las puertas a eventuales conversaciones con funcionarios del régimen, bajo la supervisión de la comunidad internacional”.

La propuesta del opositor ha generado diversas reacciones entre los venezolanos, que dan distintas interpretaciones al paso que este ha dado.

Aunque en el pasado han sido infructuosos los intentos de retomar la democracia a través de procesos de diálogos que abrieran salidas electorales, Guaidó insiste en que esta vez sí podría funcionar, porque su propuesta ha sido hecha “en aras de buscar una solución electoral a la crisis política del país“.

La iniciativa de Guaidó contrasta con su decisión de desconocer al CNE recientemente nombrado por el régimen, lo cual plantea un escenario de negociaciones prácticamente trancado.

La gravedad de la crisis, nuestros aliados, la comunidad internacional y lo que hemos construido durante años, nos indican que debemos lograr un acuerdo para salvar a Venezuela. No cualquier acuerdo o negociación que mantenga lo que está hoy… (sino) un acuerdo que debe darse entre las fuerzas democráticas representadas por (la oposición), los actores que conforman y sostienen al régimen y la comunidad internacional”, dijo Guaidó en mensaje de voz compartido por su equipo de prensa.

Levantamiento progresivo de las sanciones

Según Guaidó, la agenda del acuerdo debe incluir un cronograma que conduzca a elecciones “libres y justas” supervisadas por la comunidad internacional, la entrada masiva de ayuda internacional y de vacunas contra la COVID-19 y garantías de seguridad y protección para todos los actores.

El cronograma también debe incluir la liberación de todos los presos políticos, el regreso de los exiliados y el inicio de procesos de justicia transicional para tratar las injusticias cometidas por el régimen.

Guaidó propuso que como contraprestación se le puede plantear al régimen, el levantamiento progresivo de las sanciones aplicadas por la comunidad internacional, que estarían condicionados al cumplimiento de los objetivos establecidos.

El anuncio del líder opositor es difícil de transitar toda vez que, como el mismo lo acota, “nadie confía en la dictadura”.

Para que el régimen acepte negociar su salida del poder se necesitaría una mayor presión nacional e internacional, escenario en el que paradójicamente las sanciones, que ahora Guaidó cree que se pueden levantar, es el principal instrumento de presión.