Bolivia acusa a Jeanine Áñez de nuevos delitos

El socialismo en Bolivia confirma sus oscuras intenciones contra la expresidente Jeanine Áñez, a quien ahora tratan de hundir imputándole nuevos presuntos delitos previos a su mandato como presidenta interina.

La Fiscalía del presidente Luis Arce, aliado de la dictadura de Nicolás Maduro, informó que ahora acusan a Áñez de “resoluciones contrarias a la Constitución” e “incumplimiento de deberes”.

Los socialistas mantiene a Áñez como presa política desde hace dos meses, cuando la detuvieron señalándola de un golpe de Estado que solo existe en el imaginario de los aliados de Evo Morales, quienes aseguran que -en contra de todas as pruebas y evidencias documentales, públicas y notorias- este no renunció, sino que hubo un complot para sacarlo del poder y que la exdiputada asumiera el poder de Bolivia de manera interina para solventar la crisis desatada por el vacío de poder dejado por el líder cocalero.

En marzo, los primeros señalamientos contra Áñez fueron por “conspiración, sedición y terrorismo”, hechos que aún son investigados.

De acuerdo con sus colaboradores, estas nuevas acusaciones se basan en delitos con ausencia de pruebas.

La exmandataria se encuentra en una cárcel de La Paz en condiciones paupérrimas.

La líder opositora expresó que en los 65 días que lleva detenida bajo órdenes de Arce, no le han encontrado pruebas en su contra, por lo que la cúpula socialista insiste en mantener sus gritos de libertad y sus pensamientos contrarios al socialismo, tras las rejas.