Francia le dice no al lenguaje inclusivo

Francia prohíbe el uso del lenguaje inclusivo en las escuelas, ya que en lugar de abrir nuevos caminos en la enseñanza, los cierra
lenguaje inclusivo

Francia toma el liderazgo del lenguaje, la enseñanza y la comunicación y prohíbe el uso del lenguaje inclusivo en las escuelas, ya que en lugar de abrir nuevos caminos en la enseñanza, los cierra.

De esta manera un país conocido y reconocido por sus escritores, narrativa y grandes aportes a la escritura y la narrativa universal zanja el camino de una polémica que ha arrastrado a muchos pensadores, educadores y políticos durante los últimos años y todo con un confuso matiz de igualdad que realmente ha generado confusión.

El lenguaje inclusivo no ha sido inclusivo en Francia

El ministro francés de Educación, Jean-Michel Blanquer, trató de dar igualmente por zanjado este debate al prohibir en los colegios el uso de la escritura inclusiva, que en los últimos tiempos ha cobrado protagonismo.

Se debe prohibir el recurso a la denominada escritura ‘inclusiva’, que utiliza notablemente el punto medio para revelar simultáneamente las formas femenina y masculina de una palabra usada en masculino cuando se usa en un sentido genérico», señaló en una circular publicada el jueves en el Boletín Oficial del Estado.

El ministro no es el primero en declarar la guerra al lenguaje inclusivo en la tierra de Moliere. En 2017 la prestigiosa Academia Francesa de la Lengua la tachó de «aberración»: «La multiplicación de marcas ortográficas y sintácticas que conduce a una lengua desunida, dispar en su expresión, creando una confusión que roza la ilegibilidad».

Nuestra lengua es un precioso tesoro que tenemos la vocación de compartir con todos nuestros alumnos, en su belleza y fluidez, sin rencillas y sin instrumentalizaciones», añade la circular dirigida a los rectores de la academia y al personal del ministerio de Educación Nacional.

La RAE también toma la palabra

Esta es una acción importante que viene a respaldar en forma práctica lo que ya ha venido expresando también la Real Academia Española (RAE) en algunos de sus escritos:

Se considera innecesario la inclusión del doble género. Es decir, “todos y todas”, así como el uso del llamado “lenguaje inclusivo” que utiliza “x”, “@” o “e” en lugar del plural, es decir, “todxs”, “tod@s” o “todes”.

Además, subraya que el género masculino, “por ser el no marcado, puede abarcar el femenino en ciertos contextos”.

Esta prohibición por parte de Francia de la denominada lengua inclusiva seguramente impactará en el colectivo que está empeñado en su uso, llamando a su consideración, reflexión o tal vez a una mayor rebeldía en su utilización, ciertamente el lenguaje evoluciona, somos testigos de su devenir, devenor, devener.